tumor en la tiroides

Tumor en la tiroides: síntomas y tratamiento

¿Cuáles son los síntomas del tumor en la tiroides?

La principal señal de un tumor en la tiroides es la presencia de un bulto en la región anterior del cuello, delante de la garganta. Sin embargo, no todos los nódulos crecen al punto de poder ser notados y la mayoría de estos no causa síntomas específicos.

Sin embargo, cuando se manifiestan, los síntomas son provocados por la producción de hormonas tiroideas por el tumor o por la compresión de estructuras adyacentes al tumor, en el caso de los tumores grandes.

Cuando el tumor produce hormonas tiroideas, la persona presentará síntomas de hipertiroidismo, lo cual puede incluir ansiedad, irritabilidad, insomnio, aumento del apetito, pérdida de peso, diarrea, cansancio, debilidad, temblores, aumento de la sudoración y ojos muy abiertos. Este tipo de tumor es llamado hiperfuncionante, ya que produce grandes cantidades de hormonas.

Por otro lado, existe también los nódulos que no producen hormonas (hiperfuncionantes), aunque también pueden causar síntomas si comienzan a crecer demasiado y comprimir las estructuras vecinas. Estos tumores suelen ser grandes y pueden ser percibidos al parpar la parte delantera del cuello o, en ocasiones, puede ser notado a simpe vista.

El crecimiento exacerbado de este tumor puede también comprimir otros órganos y estructuras causando dificultad para deglutir o respirar, ronquera, entre otros síntomas. Los tumores tiroideos también pueden sentirse como un bulto en la garganta.

Estos tumores requieren atención, ya que el principal síntoma de cáncer de tiroides es precisamente la aparición de un tumor en el cuello. Si bien la mayoría de los casos de cáncer en la tiroides son asintomáticos, algunos síntomas que pueden manifestarse son tos persistente, dificultad para deglutir, ronquera o alteraciones de voz.

Cabe recordar que la mayoría de los tumores encontrados en la tiroides son benignos, sin probabilidad de tornarse cancerosos.

De cualquier modo, la presencia de tumores o bultos en el cuello debe ser evaluada por un médico (endocrinólogo) para determinar su naturaleza y, en caso de ser necesario, iniciar con el tratamiento.

 

¿En qué consiste el tratamiento?

Los tumores en la tiroides no suelen ser peligrosos, ya que la mayoría de ellos son benignos. El tratamiento puede consistir en acompañamiento clínico, cirugía o administración de yodo radiactivo, dependiendo del tipo de nódulo.

El riesgo de malignización de los tumores en la tiroides es bajo, representando sólo el 10% de los casos.

El tipo de tratamiento dependerá del tipo de tumor diagnosticado. Los tumores benignos pequeños, que no producen hormonas, pueden ser monitoreados periódicamente sin ningún tipo de intervención.

En casos de tumores cancerosos o potencialmente cancerosos, es necesario remover la tiroides por medio ce cirugía (tiroidectomía). Después de la cirugía, se puede continuar el tratamiento con yodo radiactivo. El objetivo es destruir las células cancerosas que pudieron haber permanecido en esa zona.

Los tumores que no son retirados por medio de cirugía deben ser evaluados por el endocrinólogo por lo menos una vez al año. Si este aumenta de tamaño, no es necesario hacer ninguna intervención. Si, por otro lado, comienza a crecer, se podrá indicar su remoción quirúrgica.

El endocrinólogo es el especialista indicado para diagnosticar y tratar los tumores en la tiroides.

Última actualización el 12 de Septiembre de 2018 a las 03:33 am.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados