tripofobia

Tripofobia: qué es, diagnóstico y tratamiento

¿Qué es la tripofobia?

La tripofobia es la aversión o miedo descontrolado a los pequeños orificios o figuras geométricas muy juntas. En estos casos, la persona experimenta reacciones de repulsión y horror al ver objetos o imágenes con estas características.

Estos sentimientos negativos pueden desencadenarse al ver, por ejemplo, colmenas, burbujas, o incluso la superficie de un queso suizo cortado. No obstante, esta fobia suele ser más intensa cuando se trata de orificios en la piel humana.

Signos y síntomas de la tripofobia

La tripofobia, como cualquier otra fobia, se presenta en diferentes niveles y va de casos simples de asco o repulsión hasta una fobia extrema, en la cual las personas tienen síntomas intensos al ver imágenes con orificios.

Causas de la tripofobia

Los primeros en estudiar este fenómeno fueron los investigadores Arnold Wilkins y Geoff Cole. De acuerdo con estos, el miedo a las formas geométricas y patrones irregulares puede tener su origen en instintos primitivos que asocian los orificios a un peligro inminente. Para estos investigadores, la aversión se intensifica cuando hay una relación entre la persona y la imagen observada, sobre todo cuando esta afección visual está relacionada al cuerpo. La tripofobia, por lo tanto, es más fuerte cuando se observan imágenes en las que los orificios están en la piel.

Muchos animales venenosos tienen un aspecto parecido al de las imágenes que desencadenan tripofobia, lo cual provoca una sensación de peligro y desencadena reacciones psicológicas. Así, la persona identifica aquello que le parece peligroso y siente aversión y miedo. Estos sentimientos son parte del sistema de defensa del cuerpo. Se trata de una reacción que los humanos poseemos como parte de nuestra naturaleza y nos ayuda a protegernos del medio.

¿La tripofobia es curable?

Hay diferentes maneras de tratar la tripofobia. En algunos países se trata como un trastorno de ansiedad y la terapia es dada por un psicólogo o psiquiatra. Algunos tipos de terapia son:

  • Terapia de exposición: Se expone a la persona a aquello que desencadena la fobia. La exposición gradual y progresiva al estímulo ayuda a la persona a controlar su miedo.
  • Desensibilización sistemática: Se busca controlar la fobia a partir de la imaginación del paciente.

El tratamiento, además, puede incluir medidas como:

  • Práctica de actividad física para reducir la ansiedad.
  • Yoga o meditación.
  • Uso de ansiolíticos (con receta médica).

L tripofobia aún no es reconocida en el manual de diagnósticos y estadísticas de trastornos mentales. No obstante, hay estudios que demuestran que 1 de cada 4 personas en el mundo padece este trastorno y que puede llegar a causar limitaciones y traumas importantes.

Si usted cree que padece tripofobia, consulte a un médico.

Última actualización el 13 de Julio de 2019 a las 05:08 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados