¿Cómo se trata el impétigo?

El tratamiento del impétigo bulloso y no bulloso se realiza con higiene local, aplicación de pomada con antibióticos y, en casos necesarios, antibióticos orales.

Cuando el impétigo está localizado, la higiene y el tratamiento con pomadas o cremas suelen ser suficientes. Los casos de impétigo extenso necesitan antibióticos orales.

¿Cuáles pomadas se usan para tratar el impétigo?

  • Pomada o crema de mupirocina: tiene una eficacia igual o incluso superior a la de los antibióticos orales. Se aplica cada 8 horas.
  • Pomada de retapamulina: cura el 99% d elos casos, incluso en casos de bacterias resistentes a otros antibióticos tópicos. Sin embargo, solamente puede usarse en niños con más de 9 meses. Se aplica cada 12 horas.

Las pomadas con bacitracina y neomicina deben evitarse debido al riesgo de ineficacia y dermatitis de contacto.

¿Cuáles antibióticos orales se usan para tratar el impétigo?

En caso de impétigo extenso, es necesario usar antibióticos por vía oral. El impétigo se considera extenso cuando el área afectada no permite el uso de pomadas debido a su extensión o al número de lesiones.

Los antibióticos que suelen emplearse en estos casos son:

  • Cefalexina (50mg/kg/dia) cada 6 horas;
  • Cefadroxila (30mg/kg/día) cada 12 horas;
  • Amoxicilina (50mg/kg/día) cada 12 horas;

El tratamiento con antibióticos orales por 7 días es suficiente para acabar con el impétigo.

Si al final del tratamiento el paciente no presenta una respuesta satisfactoria, se debe tomar una muestra para identificar el tipo de bacteria e iniciar un nuevo tratamiento con otro antibiótico.

Última actualización el 26 de Mayo de 2018 a las 02:05 am.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados