Tratamiento para la gripe

¿Cómo tratar la gripe?

En la mayoría de los casos, no es necesario un tratamiento específico para la gripe. Al ser una enfermedad autolimitada, el uso de analgésicos, antitérmicos, reposo e hidratación es suficiente en la mayoría de los casos.

El antiviral Tamiflu® puede usarse para tratar la gripe en ciertos grupos de riesgo, citados a continuación. Su uso es indicado cuando los síntomas inician hasta 48 horas antes de la atención médica:

  • Embarazadas y puérperas hasta dos semanas después del parto;
  • Adultos con más de 59 años;
  • Niños menores de 2 años;
  • Indígenas que viven en aldeas;
  • Individuos menores de 19 años que usan continuamente el ácido acetilsalicílico;
  • Individuos que presenten: enfermedades respiratorias (incluyendo el asma), enfermedades cardiovasculares (excepto presión alta); nefropatías; hepatopatías; hematologías (incluyendo anemia falciforme); trastornos metabólicos (incluyendo diabetes mellitus); trastornos neurológicos y del desarrollo (como disfunción cognitiva, lesión medular, epilepsia, parálisis cerebral, síndrome de Down, secuelas de ACV o enfermedades neuromusculares);
  • Individuos inmunodeprimidos por medicamentos, neoplasias o VIH/Sida;
  • Obesos (IMC mayor a 29).

El tratamiento con este medicamento se prescribe de acuerdo con el peso del paciente y tiene una duración de cinco a siete días.

Los antibióticos no sirven para tratar la gripe y son prescritos solamente en casos de infecciones bacterianas, que pueden surgir con la complicación del cuadro.

La prevención de la gripe puede realizarse a través de medidas relativamente simple como la vacunación y cuidados de higiene básica.

El objetivo de la vacunación es evitar que la persona sea infectada o ayudar a que tenga un cuadro más leve de gripe, con menor riesgo de complicaciones. La vacuna debe ser aplicada cada año, ya que cambia conforme las alteraciones sufridas por los virus.

Entre las personas que deben ser vacunados todos los años están las personas con más de 50 años, inmunodeprimidos (trasplantados, seropositivos), enfermos crónicos y profesionales de la salud.

Las medidas de higiene útiles para la prevención de la gripe son simples: taparse la boca al toser o estornudar y mantener las manos limpias.

En caso de fiebre, síntomas respiratorios y mialgia, es necesario acudir al centro de salud más cercano, para ser diagnosticado y recibir tratamiento, en caso de ser requerido.

Última actualización el 22 de Agosto de 2018 a las 05:27 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados