Trastorno dismórfico corporal

Trastorno dismórfico corporal: qué es, síntomas y tratamiento

¿Qué es?

El trastorno dismórfico (TDC) o dismorfía corporal es un trastorno mental cuyo síntoma principal es la insatisfacción extrema con la imagen corporal. Las personas con dismorfía corporal tienen una percepción distorsionada de su propia imagen y se preocupan exageradamente de los defectos, los cuales son mínimos o imaginarios.

La dismorfía corporal hace que la persona tenga una visión distorsionada de su propio cuerpo, incluso si no tiene defectos perceptibles. El individuo desarrolla una aversión a su propia imagen.

Normalmente afecta a personas tímidas, ansiosas y deprimidas que están obsesionadas por los detalles que nadie más ve. El trastorno generalmente inicia durante la adolescencia, aunque puede ocurrir también en la infancia.

¿Cuáles son los síntomas de la dismorfía corporal?

Los síntomas de la dismorfía corporal se caracterizan por preocupaciones simultáneas y sucesivas por el cuerpo y el aspecto, principalmente relacionadas con la piel, cabello y rostro. Las quejas más frecuentes tienen que ver con:

  • Tamaño, asimetría o desproporción de alguna parte del cuerpo, como la nariz, orejas, senos;
  • Caída del cabello;
  • Defectos en la piel, como espinillas, cicatrices, alteraciones en la pigmentación, arrugas, vellos, estrías;
  • Creerse feo;
  • Creer que una parte de su cuerpo es “extraña”.

Además, hay ciertos comportamientos que son muy comunes en personas con dismorfía corporal, tales como:

  • Revisar constante y repetidamente el “defecto” que creen tener en el espejo;
  • Compararse con otras personas;
  • Cuestionar a familiares y amigos sobre su “defecto”;
  • Intentar disfrazar su “problema” con maquillaje, gafas, ropa, accesorios, cirugías plásticas, etc., lo cual a veces acaba llamando más la atención que el propio “defecto” en sí.

Las personas con dismorfía corporal pueden rehusarse a salir de la casa y generalmente presentan dificultades emocionales, así como depresión y ansiedad. Cerca del 25% de estas personas intentan suicidarse.

Es necesario distinguir la dismorfía corporal de una simple insatisfacción con una parte del cuerpo. Si este defecto causa mucho sufrimiento o interfiere negativamente en la vida cotidiana de la persona, deja de ser una simple insatisfacción y se vuelve un trastorno psiquiátrico que debe ser tratado.

Tratamiento para el trastorno dismórfico corporal

La dismorfía corporal tiene cura y el tratamiento es psiquiátrico, con psicoterapia y medicamentos antidepresivos.

Incluso si la persona no es curada, el tratamiento de la dismorfía corporal es importante para ayudarla a aceptarse y llevar una vida normal.

No existe un medicamento específico para tratar la dismorfía corporal. Sin embargo, es posible disminuir los síntomas que normalmente se asocian con este trastorno mental, como la depresión y la ansiedad, con antidepresivos.

La psicoterapia es una parte esencial del tratamiento, pues ayuda a la persona a comprender el verdadero origen de sus sentimientos de insatisfacción. Sin embargo, es importante señalar que este puede ser un proceso largo.

Lo que muchas veces dificulta el tratamiento del trastorno dismórfico corporal es el hecho de que los pacientes no revelan sus preocupaciones sobre su cuerpo a los médicos y psicólogos.

Además, hay una negación por parte del paciente de aceptar que tiene dismorfía corporal.

Es por esto que, en muchas ocasiones, las personas con este trastorno solamente buscan ayuda después de 10 o 15 años de haber sufrido con el problema, que generalmente surge en su adolescencia.

El tratamiento de la dismorfía corporal es responsabilidad del psiquiatra y psicólogo. Consulte a alguno de estos en caso de presentar los síntomas aquí mencionados.

Última actualización el 25 de Agosto de 2018 a las 01:37 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados