Tos ferina: qué es, síntomas y tratamiento

¿Qué es la tos ferina?

La tos ferina o tosferina es una enfermedad respiratoria aguda grava y altamente contagiosa causada por la bacteria Bordetella pertussis. Afecta principalmente a niños y es una de las principales causas de mortalidad infantil, aunque puede afectar también a adultos y ancianos.

¿Cuáles son los síntomas?

El síntoma más común son los ataques de tos, en los que la persona puede atragantarse y enrojecerse de tanto toser, debido a la dificultad para respirar durante estos episodios.

Al comienzo de la enfermedad, los síntomas pueden ser parecidos a los de un resfriado: estornudos, coriza, nariz tapada y tos ligera. Después de 1 a 2 semanas, la tos empeora pudiendo haber vómito después de toser. Luego de 2 a 6 semanas, la tos suele mejorar, aunque la enfermedad puede demorar meses hasta alcanzar la cura completa.

La fiebre no es muy común y, cuando está presente, es una fiebre baja.

Se recomienda acudir a un centro de salud para que el médico reconozca la enfermedad e inicie el tratamiento lo más rápido posible.

¿Cómo se trata la tosferina?

El tratamiento consiste en el uso de antibióticos.

Algunos bebés pueden requerir de internamiento hospitalario, aunque por lo general el tratamiento puede hacerse desde casa.

Es importante guardar reposa, beber líquidos, comer pequeñas porciones de alimentos durante el día y lavarse bien las manos. Se recomienda apartar al enfermo, por lo menos durante el inicio de la enfermedad, de otros niños y bebés.

La vacuna para prevenir la tos ferina previene la enfermedad.

Última actualización el 21 de Abril de 2018 a las 12:39 am.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados