Tipos de sangre

Los tipos de sangre se determinan de acuerdo con la presencia de diferentes clases antígenos en la superficie de los glóbulos rojos de la sangre

Cada persona tiene un grupo diferente de antígenos en los glóbulos rojos, y es poco probable (prácticamente imposible) encontrar a dos personas con la misma combinación antigénica. Estos antígenos específicos (dirigidos contra antígenos que el individuo no posee) pueden causar aglutinación o hemólisis si llegara a ocurrir una transfusión no compatible.

Los antígenos considerados más importantes son el sistema ABO y el sistema Rh. Según el sistema ABO, existen los siguientes tipos de sangre:

  • Tipo A;
  • Tipo B;
  • Tipo AB;
  • Tipo O.

El sistema Rh, por su parte, divide los tipos de sangre en Rh positivo y negativo.

Los individuos con sangre tipo A poseen anticuerpos anti-B; quienes tienen sangre tipo B anticuerpos anti-A; las personas con sangre tipo AB no tienen anticuerpos y quienes tienen sangre tipo O poseen anticuerpos anti-A y anti-B. Por lo tanto, los tipos de sangre compatibles, según el sistema ABO, son:

   Donador/Receptor A B AB O
A No No
B No No
AB No No No
O

 

En el sistema Rh, los individuos con tipo de sangre Rh positivo no poseen anticuerpos, mientras que aquellos con sangre Rh negativo poseen anticuerpos anti-Rh, aunque solamente al ser expuestos a sangre tipo Rh positivo. Por lo tanto, los individuos con sangre Rh negativo sólo pueden recibir transfusiones de otro Rh negativo (o Rh positivo solo una vez, ya que después habrá producción de anticuerpos). Aquellas personas con Rh positivo, por su parte, pueden recibir transfusiones de sangre tanto Rh positivo como Rh negativo. Agregando esta información al sistema ABO, tenemos que el donador universal es el tipo O negativo, mientras que el receptor universal es el AB positivo.

Además de la importancia de tipos de sangre en casos de transfusión, es importante conocer el tipo de sangre de los padres en casos de embarazo, ya que, en ciertos casos, puede ocurrir una enfermedad conocida como eritroblastosis fetal, o enfermedad hemolítica del recién nacido. Esta enfermedad ocurre cuando una madre Rh- que ya ha tenido un hijo Rh+ da a luz a un segundo hijo Rh+.  Después del primer parto, o de la transfusión accidental, la sangre de la madre entra en contacto con la sangre del feto y crea anticuerpos anti-Rh+. Durante el segundo embarazo, estos anticuerpos pueden atravesar la placenta y provocar hemólisis en la sangre del segundo hijo.

Hoy en día existe un tratamiento para esta condición, y las madres con sangre Rh negativo, con test de Coombs indirecto negativo, deben recibir inmunoglobulina anti-D algunas semanas antes detipol parto o en las primeras 72 horas después del parto, para impedir la formación de anticuerpos que puedan crear complicaciones en los siguientes embarazos. La determinación del tipo de sangre de la madre y el test de Coombs indirecto forman parte de los exámenes solicitados como parto de los cuidados prenatales.

Última actualización el 13 de Abril de 2018 a las 02:49 am.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados