¿Qué tipos de discapacidad intelectual existen?

Entre los principales tipos de discapacidad intelectual con causas genéticas se encuentran los síndromes de Down, X frágil, Angelman y Prader-Willi. A pesar de ser trastornos diferentes, todos presentan en común alteraciones en el desarrollo de las funciones cognitivas (pensamiento, memoria, atención, juicio), del lenguaje, habilidades motoras y de socialización, las cuales son características de una deficiencia intelectual.

El síndrome de Down es el tipo más común de discapacidad intelectual, se produce por la presencia de un cromosoma extra en el material genético del afectado; específicamente, una copia extra del cromosoma 21. Este cromosoma adicional es resultado de una alteración en la división del material genético al momento de la formación del gameto masculino o femenino.

El síndrome X frágil es consecuencia de un problema genético en el cromosoma X, lo cual provoca alteraciones en el comportamiento y en el aprendizaje. Se presenta en hombres y mujeres, aunque suele ser más severo en los hombres.

El síndrome de Angelman es causado por una anomalía en uno de los genes transmitidos por la madre. La mayoría de los casos de síndrome de Angelman ocurren debido a que una parte del cromosoma 15 materno es borrado.

El síndrome de Prader-Willi es producto de una alteración en el cromosoma 15 paterno al momento de la concepción. Este trastorno se caracteriza por haber hipotonía (músculos flácidos) al nacimiento, retraso mental, ingestión excesiva de alimentos (hiperfagia), baja producción de hormonas sexuales, baja estatura y retraso en el desarrollo psicomotor.

Existen también factores no genéticos que son causa de discapacidades intelectuales, entre los que se puede incluir: complicaciones durante el embarazo (rubeola, consumo de drogas, abuso de alcohol, desnutrición materna), problemas al nacimiento (parto prematuro, falta de oxígeno, traumatismos) y enfermedades como el sarampión, meningitis, desnutrición, exposición al plomo y mercurio, entre otras cosas.

La discapacidad intelectual se define por una baja capacidad para comprender, aprender y aplicar conocimientos, y realizar tareas nuevas o complejas. Se caracteriza por una falta de concentración, dificultad para interactuar y comunicarse, así como dificultades de comprensión lingüística (no pueden aprender a escribir o necesitan un sistema de aprendizaje especial, por ejemplo).

El tratamiento consiste en reforzar y facilitar el desarrollo de las capacidades del individuo, proporcionando el apoyo necesario para superar sus dificultades.

Última actualización el 12 de Junio de 2018 a las 11:27 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados