Tipos de cáncer en la sangre

Tipos de cáncer en la sangre, síntomas y tratamiento

Tipos de cáncer en la sangre

Los tipos de cáncer en la sangre más comunes son los linfomas, las leucemias y los mielomas múltiples. Muchas veces, el cáncer sanguíneo no manifiesta síntomas en sus fases iniciales, principalmente las leucemias y los linfomas. No obstante, cuando se hacen presentes, los signos y síntomas pueden incluir fiebre, cansancio, dolor en los huesos, infecciones frecuentes, bultos (ganglios linfáticos inflamados) en el cuello, axilas, ingle o detrás de las rodillas, manchas rojas en la piel, pérdida de peso, entre otros.

Los linfomas son más comunes en adultos. La leucemia es más frecuente en niños y tiende a manifestarse en su forma más agresiva, mientras que el mieloma múltiple aparece principalmente en personas de la tercera edad.

Linfoma

El linfoma es un tipo de cáncer en la sangre que afecta el sistema linfático. Esta enfermedad inicia en los linfocitos, que son las células de defensa que se encuentran principalmente en los ganglios linfáticos.

El principal signo de los linfomas es el aumento de los ganglios linfáticos, lo cual puede notarse por la presencia de bultos detrás de las rodillas, cuello, axilas, ingle o clavícula. El crecimiento de los ganglios puede ser lento o rápido, dependiendo del tipo de linfoma: Hodgkin o no-Hodgkin.

Leucemia

La leucemia afecta los glóbulos blancos (leucocitos). Las células comienzan a multiplicarse descontroladamente y se acumulan en la médula ósea, donde se producen.

A medida que se multiplican, los leucocitos acaban interfiriendo o incluso impidiendo en la formación de otras células de la sangre, como plaquetas, glóbulos rojos y otros glóbulos blancos.

Los síntomas de la leucemia se derivan de la falta de producción de estas células, lo cual puede causar sangrados en las mucosas de la nariz y de la boca, manchas en el cuerpo o debajo de la piel, anemia, aumento de la frecuencia cardiaca, cansancio e infecciones frecuentes.

Mieloma

El mieloma, finalmente, es un tipo de cáncer que afecta las células del plasma de la sangre localizadas en la médula ósea. Se trata de células que producen anticuerpos y participan en la defensa del organismo.

Los síntomas y signos del mieloma múltiple pueden incluir dolor en los huesos del tórax, brazos o piernas, alteraciones en el funcionamiento de los riñones e insuficiencia renal, anemia, fatiga, debilidad, palidez, infecciones frecuentes, falta de apetito, náuseas, vómitos, pérdida de peso, incontinencia urinaria o fecal, aumento del número de micciones, entre otros.

El especialista responsable del diagnóstico y tratamiento del cáncer en la sangre es el hematólogo.

Tratamiento

El cáncer en la sangre puede ser curado, dependiendo de tipo de cáncer y del momento de su diagnóstico. El mieloma múltiple no posee una cura definitiva, mientras que en las leucemias y los linfomas la probabilidad de cura aumenta cuanto más precoz sea el diagnóstico.

El mieloma múltiple se trata con quimioterapia, hemodiálisis, corticoides, inmunomoduladores, antibióticos, monoclonales y medicamentos para estimular la producción de glóbulos rojos, además de trasplante de médula ósea. El método de tratamiento se define dependiendo de los síntomas y complicaciones presentados por el paciente.

Cabe resaltar que el trasplante autólogo y los medicamentos talidomida y lenalidomida, usados para tratar el mieloma múltiple, producen excelentes resultados, lo cual puede dejar al mieloma fuera de la lista de cánceres incurables.

El tratamiento de los linfomas puede incluir quimioterapia, radioterapia, inmunoterapia y trasplante de médula ósea. La cura del linfoma y la forma del tratamiento dependen de la etapa de la enfermedad y del tipo de linfoma (Hodgkin o no-Hodgkin).

La leucemia, por su parte, puede ser tratada con quimioterapia y medidas para controlar las complicaciones provocadas por las infecciones y sangrados, así como para prevenir y combatir el cáncer en el sistema nervioso central. El objetivo del tratamiento de las leucemias es destruir las células cancerosas para normalizar la producción de células sanguíneas normales por la médula ósea.

El diagnóstico y tratamiento del cáncer en la sangre es responsabilidad del hematólogo.

Última actualización el 7 de Octubre de 2018 a las 10:36 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados