¿Hacerse tatuajes durante el embarazo y la lactancia es malo?

Hacerse tatuajes durante el embarazo o la lactancia pueden ser dañinos para la madre o el bebé, por lo que se recomienda que la madre no se realiza tatuajes hasta dejar de amamantar.

Durante el embarazo, la piel de la mujer está más estirada, lo que puede cambiar el aspecto del tatuaje cuando la piel vuelva a la normalidad o puede provocar estrías en el dibujo, exigiendo retoques posteriores.

Las defensas de la mujer están bajas durante el embarazo, lo cual aumenta el riesgo de infecciones y complicaciones en la zona del tatuaje.

El uso de materiales no esterilizados o no desechables aumenta el riesgo de contaminación por los virus del VIH, hepatitis B y C, que pueden infectar al feto durante el embarazo o al bebé en la lactancia.

Algunos pigmentos usados para tatuar pueden también provocar cáncer de piel.

Para saber más al respecto, consulte a su dermatólogo, médico familiar o ginecólogo.

Última actualización el 26 de Mayo de 2018 a las 03:48 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados