Fístula anal: cómo se trata

El tratamiento de la fístula anal casi siempre se realiza por medio de una cirugía. Esta operación permite abrir y exponer el trayecto fistuloso (fistulotomía) o cerrar este trayecto suturándolo (fistulectomía). El tipo de cirugía a realizar se determina de acuerdo con las características y la profundidad de la fístula

El tratamiento de las fístulas anales más superficiales suele ser más simple. La técnica elegida en estos casos es la fistulotomía, que consiste en abrir y hacer un raspado de los trayectos. Se hace una abertura en los tejidos hasta llegar a la fístula, exponiendo su trayecto y permitiendo que esta cicatrice de adentro hacia fuera. Continuar leyendo →