¿La epilepsia puede matar?

Sí, la epilepsia puede matar directa o indirectamente. Se sabe que los pacientes epilépticos tienen casi 3 veces más probabilidades de sufrir muerte súbita. Además, las personas que sufren convulsiones durante un ataque epiléptico pueden morir ahogados en su propia saliva, vómito o sangre. Un ataque epiléptico también puede aumentar el riesgo de tener un accidente grave. Continuar leyendo →

Epilepsia

Epilepsia: síntomas y tratamiento

¿Cuáles son los síntomas de la epilepsia?

Los síntomas de la epilepsia pueden variar dependiendo del tipo de crisis. En las crisis de ausencia, la persona permanece ausente, como si se “separara de la realidad” por algunos momentos, aunque puede volver a lo que estaba haciendo inmediatamente después. Continuar leyendo →

¿Qué hacer en caso de ataque epiléptico?

Instrucciones

En caso de ataque epiléptico, siga los procedimientos de primeros auxilios a continuación para socorrer a la víctima:

  1. Colocar a la víctima acostada boca arriba con la cabeza girada hacia un lado para evitar que se ahogue con su propia saliva;
  2. Retirar todos los accesorios (gafas, anillos, reloj, collares, pulseras, etc.) y cualquier objeto que pueda provocarle heridas;
  3. Tome un pañuelo o pedazo de papel sanitario, enróllelo y colóquelo entre los dientes de la víctima para que no pueda morderse la lengua;
  4. Proteja la cabeza de la víctima con prendas, colóquelas debajo y a los lados de esta, evitando que sufra traumatismos craneales debido a las convulsiones;
  5. Afloje las prendas de la víctima y déjela moverse libremente mientras se esté convulsionando;
  6. No la sujete para impedirle moverse;
  7. No la golpee ni le arroje agua en la cara;
  8. No le ofrezca nada para oler;
  9. No intente abrir la boca de la víctima;
  10. Si el ataque dura más de 4 minutos, llame a una ambulancia y permanezca cerca de la víctima.

¿Qué hacer después del ataque epiléptico?

  1. Mantenga la cabeza de la víctima girada hacia un lago para que la saliva escurra;
  2. Limpie la saliva con un pañuelo, paño o toalla;
  3. Asegúrese de que la persona esté respirando normalmente;
  4. Gire el cuerpo de la persona si está durmiendo;
  5. No le dé ningún tipo de medicamento;
  6. Lleve a la víctima a una sala de urgencias o llame a una ambulancia.