Epilepsia

Epilepsia: síntomas y tratamiento

¿Cuáles son los síntomas de la epilepsia?

Los síntomas de la epilepsia pueden variar dependiendo del tipo de crisis. En las crisis de ausencia, la persona permanece ausente, como si se “separara de la realidad” por algunos momentos, aunque puede volver a lo que estaba haciendo inmediatamente después.

En las crisis parciales simples, ocurren fenómenos sensibles, motores y sensoriales, como movimientos involuntarios de una parte del cuerpo, distorsión de la percepción, miedo repentino, sensación extraña en el estómago, alteraciones auditivas y visuales, entre otras.

Los ataques epilépticos pueden tener una duración corta o prolongada, pudiendo ocurrir con o sin alteración de la consciencia. Cuando la persona pierde la consciencia, la crisis es denominada parcial compleja. Después del ataque, mientras la persona sigue recuperándose, pueden surgir otros síntomas, como confusión y falta de memoria.

En las crisis tónico-clónicas, la primera señal es la pérdida de la consciencia seguida de una caída. La víctima cae y permanece con el cuerpo rígido. A continuación, las extremidades de su cuerpo comienzan a temblar y contraerse.

Los ataques epilépticos que duran más de 30 minutos con la persona inconsciente son peligrosos, ya que pueden afectar las funciones cerebrales necesarias para mantener a la persona con vida.

Es muy importante buscar ayuda tan pronto como se manifiesten los primeros síntomas de epilepsia. Cuanto antes se realice el diagnóstico, más rápido se podrá iniciar con el tratamiento.

Cura y tratamiento

La epilepsia no tiene cura, aunque es posible mantener la enfermedad bajo control a través de medicamentos antiepilépticos. Más de la mitad de los pacientes logran el control de las crisis epilépticas con el tratamiento farmacológico, si bien aproximadamente el 30% sigue presentando crisis.

La epilepsia es una respuesta del cerebro a algún tipo de agresión, que puede ser una cicatriz causada por un trauma, un tumor o bien un problema hereditario en el funcionamiento de las neuronas. Las causas de la epilepsia son muy diversas.

Las crisis epilépticas son un síntoma de la agresión al cerebro, de la misma manera en que la fiebre es un síntoma de la gripe. Así como los medicamentos para la gripe no tratan la infección que ha causado la gripe, pero puede aliviar los síntomas, como la fiebre, lo mismo sucede con los medicamentos antiepilépticos, que solamente controlan las crisis.

El objetivo de los antiepilépticos es disminuir las anormalidades de los impulsos eléctricos en el cerebro para bloquear las crisis. Sin embargo, estos medicamentos no son capaces de corregir los daños neurológicos que desencadenan las crisis epilépticas.

La elección del medicamento a ser utilizada varía de acuerdo con las necesidades y características de cada paciente. En la mayoría de los casos, las crisis epilépticas terminan en menos de 15 años.

Cuando los medicamentos no son capaces de controlar la epilepsia, otras formas de tratamiento pueden ser consideradas, como la dieta cetogénica, sobre todo para niños, además del tratamiento quirúrgico.

Para que la cirugía pueda ser realizada, la causa de le epilepsia debe ser identificada y el tejido cerebral dañado debe restringirse a un área específica del cerebro.

Los resultados del tratamiento quirúrgico pueden variar dependiendo del tipo de lesión. La cirugía no debe ocasionar perjuicios al paciente, como alteraciones en su personalidad o en las funciones motoras, por ejemplo.

Es importante recordar que gran parte de las personas con epilepsia que toman correctamente los medicamentos pueden tener una vida normal, con poca o ninguna limitación, siempre que las crisis estén controladas.

El diagnóstico y tratamiento de la epilepsia son la responsabilidad del neurólogo

Última actualización el 12 de Septiembre de 2018 a las 01:04 am.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados