Sarcoma de Kaposi

Sarcoma de Kaposi: qué es, síntomas y tratamiento

re¿Qué es?

El sarcoma de Kaposi es un tipo de cáncer que ataca las capas más internas de los vasos sanguíneos y que suele manifestarse en la piel y en el tejido subcutáneo (debajo de la piel). Por lo general, el primer síntoma del sarcoma de Kaposi es la aparición de pequeñas lesiones o nódulos (bultos) en la piel. Las formas más agresivas de la enfermedad pueden atacar la boca y la cavidad orofaríngea (mejillas, encías, labios, paladar, lengua, amígdalas, faringe, tráquea), mucosa intestinal, pulmones, ojos y párpados.

El sarcoma de Kaposi es común en pacientes con SIDA debido a su baja inmunidad y está asociado a la presencia del virus herpes humano tipo 8 (HHV-8). Las personas con insuficiencia renal o que han recibido trasplante de órganos también tienen un riesgo más elevado de desarrollar este tipo de cáncer.

Hay cuatro variantes del sarcoma de Kaposi y todos parecen tener relación con la infección por el virus HHV-8.

  1. Clásico o esporádico: afecta principalmente a los hombres viejos, siendo más común en América del Norte, en descendientes de judíos y pueblos del mediterráneo;
  2. Africano o endémico: es más frecuente en niños y adultos jóvenes negros, sobre todo en África subsahariana;
  3. Iatrogénico o inmunosupresor: más común en pacientes que han recibido un trasplante o han utilizado algún medicamento inmunosupresor;
  4. Epidémico o asociado al VIH: afecta sobre todo a hombres jóvenes homosexuales y bisexuales.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del sarcoma de Kaposi se caracterizan por la aparición de lesiones en la piel que se manifiestan en forma de manchas rojas o violetas, en el caso de personas de piel blanca. En individuos de piel negra, las lesiones presentan una coloración marrón u oscura.

Las manchas surgen principalmente en la cabeza, cuello y tronco, pudiendo haber solamente algunas lesiones aisladas o centenas de ellas esparcidas.

También es común que haya hinchazón en miembros inferiores, alrededor de los ojos y órganos genitales, frecuentemente asociado a lesiones en esas áreas. También se puede observar sangrados digestivos.

Cuando ataca la región oral-faríngea, el sarcoma de Kaposi dificulta la deglución y el habla, pudiendo resultar en la pérdida de dientes o en la obstrucción de las vías aéreas superiores, generando insuficiencia respiratoria.

No obstante, en algunos casos, la piel no se ve afectada o las manchas son precedidas por lesiones en las vísceras, boca o ganglios linfáticos. Cuando afecta a estos últimos, se puede observar nódulos endurecidos y móviles en la ingle y cuello.

El tratamiento del sarcoma de Kaposi puede incluir quimioterapia, radioterapia, inmunoterapia y cirugía. El oncólogo y el infectólogo son los especialistas responsables del tratamiento de este padecimiento.

¿Hay cura? ¿En qué consiste el tratamiento?

El sarcoma de Kaposi no tiene cura. El tratamiento es paliativo y puede incluir quimioterapia, radioterapia, tratamiento local (crioterapia o electrocoagulación) y cirugía. La elección del tratamiento para el sarcoma de Kaposi depende de varios factores, como la gravedad del caso, localización y extensión de las lesiones, rapidez de la evolución de la enfermedad, grado de inmunidad, efectos colaterales e incluso cuestiones estéticas.

En el caso de los pacientes con SIDA, los medicamentos retrovirales pueden contener la acción del VIH, mientras que el sarcoma de Kaposi es tratado con dosis bajas de radioterapia y quimioterapia o bien cirugía.

Sin embargo, el tratamiento del cáncer no es capaz de prolongar la esperanza de vida de la mayoría de los pacientes con sida afectados por este tipo de cáncer, ya que las infecciones y enfermedades oportunistas determinan la evolución del cuadro.

El tratamiento de las lesiones superficiales puede realizarse a través de la remoción quirúrgica, crioterapia o electrocoagulación. Cuando el sarcoma de Kaposi se manifiesta con lesiones múltiples o ataca a los ganglios linfáticos, la opción terapéutica suele ser la radioterapia local. El tratamiento iatrogénico, por su parte, es más común en pacientes que han recibido un trasplante o utilizan medicamentos inmunosupresores; este consiste en la disminución de la inmunosupresión, es decir, mejorar la respuesta inmunológica.

Última actualización el 5 de Septiembre de 2018 a las 11:19 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados