Sarampión: qué es, síntomas y tratamiento

¿Qué es el sarampión?

El sarampión es una enfermedad infecciosa causada por un virus de la familia Morbilivirus, que se transmite por medio de secreciones respiratorias.

El periodo entre el contagio y la aparición de los síntomas es de aproximadamente 12 días. La transmisión del virus puede ocurrir antes de la aparición de los síntomas y extenderse hasta el cuarto día después del surgimiento de las ronchas en la piel.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del sarampión son:

  • Manchas rojas en la piel (exantema maculopapular), que comienza en la cara y avanza hacia los pies;
  • Fiebre;
  • Tos;
  • Malestar;
  • Conjuntivitis;
  • Coriza;
  • Pérdida del apetito;
  • Manchas blancas en la parte interna de las mejillas (exantema de Koplik).

Los síntomas de sarampión pueden confundirse con el de otras enfermedades virales, como el dengue; sin embargo, afortunadamente, es una enfermedad poco común, gracias a los programas de vacunación públicos. Pueden ocurrir casos “importados”, cuando la enfermedad se adquiere en otro país.

El sarampión es una enfermedad potencialmente grave, que puede causar otitis, neumonía y encefalitis, pudiendo también provocar aborto o parto prematuro en embarazadas.

El diagnóstico se realiza a través de un examen clínico y puede ser confirmado por un examen de sangre.

En caso de presentar estos síntomas, el paciente deberá acudir con un médico general o pediatra para ser diagnosticado.

¿En qué consiste el tratamiento del sarampión?

No existe un tratamiento específico del sarampión. Por ser una enfermedad autolimitada, el tratamiento busca solamente aliviar los síntomas. Las pacientes deben permanecer en reposo, beber suficientes líquidos, comer alimentos ligeros, limpiarse los ojos con agua tibia y tomar medicamentos antitérmicos para bajar la fiebre, especialmente paracetamol o dipirona.

Los medicamentos a base de ácido acetilsalicílico, como la aspirina, no deben emplearse, ya que aumentan el riesgo de hemorragias. Dependiendo del caso, puede ser necesario llevar un tratamiento para aumentar las defensar.

La vacuna es la única manera de prevenir el sarampión. La vacuna contra el sarampión es efectiva en aproximadamente el 97% de los casos. Se aplica en dos dosis a partir del primer año de vida. Normalmente, la dosis de refuerzo se aplica a los 4 o 6 años. Los adultos que no recibieron la vacuna en la infancia o no han tenido la enfermedad también deben ser vacunados, excepto mujeres embarazadas y personas inmunodeprimidas.

Última actualización el 11 de Septiembre de 2018 a las 07:14 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados