¿Las embarazadas pueden someterse a la resonancia magnética?

, las embarazadas pueden someterse a resonancia magnética, siempre que sea después del primer trimestre del embarazo para evitar perjudicar al feto.

Después de los primeros tres meses, la mujer puede hacerse pruebas de resonancia magnética sin preocupaciones. No obstante, el uso de gadolinio (contraste paramagnético) debe evitarse, ya que se ha constatado una restricción del crecimiento fetal en ratas de laboratorio expuestas a este contraste.

La resonancia magnética durante el primer trimestre es contraindicada debido a que la exposición del feto a las ondas de radiofrecuencia puede provocar un aumento de la temperatura de los tejidos. Esta elevación de temperatura puede ser muy dañina, sobre todo porque en esta fase los tejidos más sensibles, como el sistema nervioso central y los huesos se están formando. Basta un aumento de 2℃ en la temperatura para causar deformidades en el tubo neural y defectos craneofaciales.

Sin embargo, hay situaciones específicas en las que la resonancia magnética es indicada, incluso en el primer trimestre del embarazo, tales como:

  • Lesiones en el cerebro o en la médula espinal de la madre;
  • Embarazadas con cáncer;
  • Embarazadas con enfermedades agudas torácica, abdominal o pélvica, que no hayan sido diagnosticadas por ultrasonido;
  • Casos específicos de anomalía fetal o desorden fetal complejo.

El médico obstetra o el radiólogo podrán aclarar su dudas con relación a la resonancia magnética durante el embarazo.

Última actualización el 12 de Mayo de 2018 a las 09:15 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados