Quiste ovárico hemorrágico

Quiste ovárico hemorrágico: qué es, síntomas y tratamiento

¿Qué es?

El quiste hemorrágico es un tipo de quiste de ovario en el cual ocurre sangrado en su propio interior. Se trata de una bolsa con un contenido blanco, líquido o semi-sólido, cuya pared sangra hacia el interior del quiste.

El quiste hemorrágico es un tumor benigno y forma parte de los llamados quistes de ovario funcionales, lo que significa que no está relacionado con ninguna enfermedad. Los quistes funcionales son muy comunes en mujeres que no utilizan anticonceptivos hormonales y están en edad fértil.

Estos quistes, entre ellos el hemorrágico, surgen durante la ovulación, a partir del crecimiento de los quistes que darán origen al óvulo (quistes foliculares).

¿Cuáles son los síntomas del quiste hemorrágico?

El quiste ovárico hemorrágico suele provocar dolor pélvico de inicio súbito durante la ovulación, generalmente en el lado en que se ubica. Este dolor se debe a la sangre que queda atrapada en el quiste.

Eventualmente el quiste hemorrágico puede romperse y la sangre se esparce por la cavidad abdominal, causando fuertes dolores abdominales.

Cuando el sangrado es muy intenso, puede ser necesario hacer una cirugía para contener la hemorragia. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el sangrado se detiene espontáneamente y no requiere de procedimientos quirúrgicos.

¿Es grave? ¿En qué consiste el tratamiento?

El quiste hemorrágico no es grave y normalmente no requiere de un tratamiento específico. Se trata de un quiste de ovario fisiológico, es decir, que no está relacionado con ninguna enfermedad y surge naturalmente durante la ovulación.

Los quistes hemorrágicos suelen desaparecer espontáneamente en hasta tres meses. Sin embargo, cuando el tratamiento es necesario, este puede incluir:

  • Monitoreo de la evolución del quiste por ultrasonido;
  • Uso de anticonceptivos hormonales, como la píldora anticonceptiva;
  • Cirugía.

El anticonceptivo hormonal sirve para evitar el crecimiento de nuevos quistes hemorrágicos, aunque no acelera la resolución de los ya existentes.

A través de un ultrasonido el médico puede observar la evolución de los quistes, así como detectar otros nuevos.

En casos de ruptura del quiste, dependiente de la intensidad del sangrado, el tratamiento se puede realizar por medio de cirugía por laparoscopia para retirar el quiste y contener la hemorragia.

El ginecólogo es el médico responsable del diagnóstico y tratamiento del quiste ovárico hemorrágico.

Última actualización el 23 de Agosto de 2018 a las 06:04 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados