Aneurisma cerebral

Aneurisma cerebral: qué es, síntomas, causas y tratamiento

¿Qué es un aneurisma cerebral?

El aneurisma cerebral (también conocido como aneurisma sacular) es una dilatación que se forma en la pared de una arteria debilitada del cerebro, que generalmente ocurre en arterias del Polígono de Willis (responsables, en parte, de la irrigación cerebral). Se cree que esta enfermedad es causada por una predisposición genética, incluso en personas con presión arterial normal, aunque es mucho más frecuente en hipertensos. La presión vuelve esta región de la arteria menos resistente y origina una especie de vejiga que va creciendo lenta y progresivamente. Con el tiempo, puede haber una ruptura de la arteria, con una hemorragia intensa, o compresión de otras áreas del cerebro (por el crecimiento del aneurisma).

Los episodios de ruptura suelen ocurrir entre los 40 y 50 años, son más frecuentes en mujeres y se vuelven más comunes a medida que la persona envejece. En estos casos, solamente dos terceras partes de los pacientes sobreviven y la mitad permanece con secuelas de por vida.

Causas

Las principales causas de aneurisma cerebral son la predisposición genética, hipertensión arterial sistémica (HAS), dislipidemia, diabetes, tabaquismo, alcoholismo, entre otras.

Signos y síntomas

El aneurisma cerebral generalmente no causa síntomas, sobre todo cuando este es pequeño. A medida que crece, puede comprimir algunas estructuras cerebrales y provocar síntomas que varían dependiendo del área del cerebro afectada, y pueden incluir: diplopía (visión doble), pérdida de la visión, ptosis palpebrar (caída del párpado), cefalea (dolor de cabeza), entre otros.

Los síntomas se vuelven más intensos cuando ocurre la ruptura del aneurisma, que generalmente provoca un dolor de cabeza muy intenso y súbito, asociado a mareos y vómitos, lipotimia (oscurecimiento de la visión) y/o síncope (desmayo). Además, hay rigidez de nuca en más de la mitad de los casos, semejante a lo que ocurre en la meningitis.

La ruptura de un aneurisma puede causar la muerte en más del 50% de los casos, sobre todo cuando las áreas vitales, como aquellas que controlan la respiración y la presión arterial, se ven comprometidas. Esta situación es un tipo de derrame cerebral hemorrágico conocido como hemorragia meníngea o subaracnoidea.

Otros signos que pueden ocurrir debido a la ruptura del aneurisma cerebral son: confusión, letargia, somnolencia o estupor, debilidad muscular o dificultad para moverse y/o adormecimiento o disminución de la sensibilidad de cualquier parte del cuerpo, convulsiones, problemas de habla y alteraciones visuales.

Secuelas

Los aneurismas cerebrales pueden dejar secuelas graves o no, dependiendo del tamaño, localización y extensión del sangrado en caso de ruptura.

Un estudio reciente realizado en Brasil ha demostrado que más de la mitad de los pacientes que sufrieron hemorragia subaracnoidea (por la ruptura del aneurisma) presentan secuelas, entre las que están:

Es importante señalar que el inicio precoz del tratamiento con terapia de rehabilitación favorece una buena recuperación. El paciente debe ser monitoreado por el neurólogo, entre otros profesionales de la salud, para superar las secuelas.

 

Síntomas más comunes: dolor de cabeza súbito, náuseas, vómitos, pérdida de la consciencia.

Diagnóstico: Por angiografía de resonancia magnética. La detección precoz (antes de la ruptura) no es común, por lo que este no es un examen de rutina.

Tratamiento: Una vez hecho el diagnóstico, se debe considerar el tratamiento quirúrgico dependiendo del tamaño del aneurisma y las condiciones clínicas de paciente. El riesgo de la cirugía debe ser menor que los riesgos de la enfermedad.  La cirugía consiste en cerrar el aneurisma, provocando la formación de coágulos para evitar el sangrado y preservar la arteria de la cual se originó para no perjudicar la irrigación cerebral.

En caso de personas que no pueden, no deben o no quieren pasar por la cirugía, se debe mantener un control riguroso de la presión arterial, evitar esfuerzos físicos y no fumar.

Atención: los dolores de cabeza intensos, de surgimiento súbito (como si se hubiese recibido un golpe), acompañados por mareos y vómitos, deben ser tratados urgentemente. En caso de sospecha de aneurisma por cualquier otro motivo, se deberá llevar al paciente a una sala de emergencias.

Última actualización el 7 de Septiembre de 2018 a las 11:04 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados