Psoriasis

Psoriasis: qué es, síntomas y tratamiento

¿Qué es la psoriasis?

La psoriasis es una enfermedad crónica de la piel derivada de una inflamación de esta. No es contagiosa y sus síntomas son cíclicos, es decir, aparecen y desaparecen periódicamente.

La psoriasis parece tener su origen en los linfocitos T, que son células de defensa del organismo. Los linfocitos liberan sustancias inflamatorias que producen respuestas inmunológicas, dilatando los vasos sanguíneos y permitiendo la infiltración de otras células de defensa en la piel.

¿Cuáles son los síntomas?

La psoriasis se caracteriza por lesiones rojas y descamativas en la piel, sobre todo en las rodillas, codos y cuero cabelludo. Los signos se pueden manifestar también en las uñas, palmas de las manos, plantas de los pies o en toda la superficie del cuerpo.

Otros síntomas incluyen piel seca, picazón, dolor, ardor, uñas gruesas, despegadas y rugosas. La enfermedad puede también afectar las articulaciones, causando hinchazón, dolor y rigidez articular.

Los síntomas de la psoriasis varían dependiendo del tipo de enfermedad. En los casos más leves, las manifestaciones pueden causar solamente incomodidad, mientras que en los casos más graves el dolor y las alteraciones pueden causar daños significativos a la calidad de vida y autoestima del paciente.

¿Qué causa psoriasis?

La causa de  la psoriasis es desconocida, aunque se sabe que puede estar relacionada con factores genéticos, sistema inmunológico e interacciones con el medio ambiente. En muchos casos, la enfermedad es desencadenada por el estrés emocional, fricción de la piel o procesos infecciosos.

¿Hay cura?

La psoriasis no tiene cura, aunque existen diferentes opciones de tratamiento que ayudan a controlarla y mejorar la calidad de vida del paciente. Los medicamentos de uso tópico (crema, gel, pomada), oral o inyectable, además de la fototerapia, son algunos de los métodos terapéuticos disponibles.

¿En qué consiste el tratamiento?

Generalmente, el uso de medicamentos tópicos es suficiente para controlar las lesiones en las psoriasis leves. En los casos moderados y graves, además del tratamiento local, se administran medicamentos por vía oral o intramuscular (tratamiento sistémico), además de fototerapia.

Las cremas se aplican diariamente sobre el área afectada para reducir los efectos en la piel no lesionada y en otras partes del cuerpo.

Se emplean principalmente corticoides, en forma de pomada o loción. Otros medicamentos coadyuvantes que pueden incluirse en el tratamiento tópico de la psoriasis con el ácido salicílico, la urea, el lactato de amoniaco y las ceramidas.

El tratamiento sistémico y la fototerapia son indicados cuando no se consigue una buena respuesta al tratamiento tópico o cuando la psoriasis afecta áreas del cuerpo que afectan la vida del paciente.

La psoriasis artropática, pustulosa y palmoplantar normalmente requieren este tipo de tratamiento. La fototerapia, asociada a los medicamentos, suele ser el tratamiento de elección en estos casos.

Entre los remedios usados están el metotrexato, la acitretina o la ciclosporina. Cuando la persona presenta intolerancia a los medicamentos o no responde satisfactoriamente al tratamiento, se pueden emplear medicamentos inmunobiológicos.

Además de los medicamentos, el tratamiento de la psoriasis incluye también algunos cuidados importantes, como mantener la piel bien hidratada, tomar baños en agua tibia, tomar el sol regularmente, con moderación y de manera controlada, no fumar y controlar el estrés.

El dermatólogo es el responsable del diagnóstico y tratamiento de la psoriasis.

Última actualización el 17 de Agosto de 2018 a las 09:39 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados