problemas de tiroides en el embarazo

¿Las mujeres con problemas de tiroides pueden quedar embarazadas?

Sí, siempre que la condición esté controlada. En el embarazo, el cuerpo exige una mayor producción de hormonas por parte de la tiroides desde las primeras semanas. El embarazo provoca diferentes alteraciones fisiológicas que involucran a la tiroides. Para las mujeres saludables, este reto de producir más hormonas tiroideas no suele ser un problema.

Sin embargo, las mujeres que sufren enfermedades tiroideas o que presentan insuficiencia de yodo, pueden presentar algunos problemas durante el embarazo. Tanto el hipertiroidismo como el hipotiroidismo pueden causar complicaciones para la madre y el feto. Además, la presencia de tumores en la tiroides es relativamente frecuente en embarazadas, lo cual requiere un diagnóstico para determinar si benigno o maligno.

En caso de dudas al respecto, o si padece algún problema de tiroides y quiere tener un hijo, consulte a su endocrinólogo o ginecólogo. Estos especialistas podrán evaluar su caso a detalle, por medio de diferentes exámenes médicos, y orientarla sobre el tratamiento más adecuado para su caso.

Hipotiroidismo y embarazo

El hipotiroidismo, cuando no es tratado, puede causar problemas de fertilidad y dificultar el embarazo.

Se sabe que las mujeres con enfermedades de tiroides de larga duración tienen menos probabilidades de quedar embarazadas o, cuando lo consiguen, es más difícil mantener el embarazo hasta el final.

El hipotiroidismo no tratado o tratada inadecuadamente, aumenta el riesgo de:

  • Aborto;
  • Preeclampsia;
  • Desprendimiento de la placenta;
  • Menor crecimiento del feto;
  • Nacimiento prematuro;
  • Muerte al nacimiento;

Además, los hijos de madres con hipotiroidismo pueden presentar una disminución de coeficiente intelectual.

El hipotiroidismo es responsable de cerca del 2% de los casos de infertilidad femenina, pues provoca disfunciones en la ovulación. La falta de la hormona T4 de la tiroides también disminuye la tasa de fertilización y desarrollo del embrión.

No obstante, más del 60% de las mujeres con hipotiroidismo quedan embarazadas después de recibir el tratamiento adecuado para el problema.

Cuando la enfermedad es controlada, las probabilidades de quedar embarazada y tener un embarazo sin complicaciones son las mismas que las de una mujer sin hipotiroidismo.

Por eso, el TSH de las pacientes con hipotiroidismo debe ser evaluado en la primera consulta prenatal y de nuevo cada 3 meses. Buena parte de estas mujeres requiere un aumento en la dosis diaria de T4 para no perjudicar el desarrollo del bebé.

El tratamiento del hipotiroidismo es responsabilidad del endocrinólogo.

Última actualización el 4 de Noviembre de 2018 a las 04:38 am.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados