Pólipo en el intestino. ¿Puede ser cáncer?

No todos los pólipos intestinales pueden ser cáncer.

Los pólipos tipo adenoma tienen el potencial de convertirse en cáncer; sin embargo, el resto de los tipos generalmente no se tornan cancerosos.

Los pólipos intestinales son crecimientos anormales de la mucosa que revista la capa interna del intestino grueso y recto. La mayoría de los pólipos son benignos, no manifiestan síntomas y ocurren en aproximadamente el 30 al 50% de la población, sobre todo en hombres y mayores de 50 años.

Al inicio, los pólipos son pequeños, midiendo apenas unos milímetros, aunque pueden crecer y sufrir transformaciones malignas y causar cáncer intestinal (adenoma).

La mayoría crece lentamente, permaneciendo benignos por largos periodos (aproximadamente 10 años) antes de transformarse en cáncer.

Se sabe que los pólipos intestinales surgen a partir de mutaciones genéticas que alteran el comportamiento de las células. Estas modificaciones pueden surgir a lo largo de la vida o transmitirse por medio de herencia genética.

En la mayoría de los casos, los pólipos no causan síntomas. Sin embargo, cuando alcanzan un tamaño grande, pueden provocar sangrado, moco en las heces y alteraciones en el funcionamiento del intestino con obstrucción en el paso de las heces.

Los pólipos pueden ser prevenidos llevando una dieta baja en grasa, con poca carne roja, rica en fibra, dejar de fumar, control del peso y reducción del consumo de alcohol.

Consulte a su médico para obtener más información.

Última actualización el 2 de Mayo de 2018 a las 12:15 am.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados