¿Para qué sirve la penicilina?

La penicilina es un antibiótico usado para tratar diferentes infecciones causadas por bacterias. La penicilina combate diferentes tipos de bacterias, incluyendo aquellas que causan infección de garganta (faringitis, amigdalitis), de oído (otitis), de orina (cistitis), de piel (erisipela, etc.), intestinal (salmonelosis, shigelosis), sinusitis, meningitis, neumonía, fiebre reumática e infecciones sistémicas que afectan a la sangre como un todo.

Es empleada también en el tratamiento de algunas enfermedades de transmisión sexual (ETS) como la sífilis y en la prevención de la endocarditis infecciosa (infección en las válvulas del corazón).

La penicilina más conocida es el Benzetacil® (penicilina benzatina), que se usa en forma de inyección intramuscular, por lo general en los glúteos. Sin embargo, hay otras variaciones de la penicilina como la penicilina G cristalina, penicilina procaína, ampicilina, amoxicilina, oxacilina, entre otras.

La penicilina, como otros antibióticos, solamente debe ser usada con prescripción médica y en la dosis y por el tiempo indicado por el médico.

Última actualización el 12 de Octubre de 2018 a las 06:53 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados