¿Cuál es la diferencia entre meningitis viral y bacteriana?

Diferencias

La diferencia entre la meningitis viral y la bacteriana es que las virales son provocadas por virus y normalmente presentan síntomas más leves que las bacterianas, que son más graves y provocadas por bacterias.

Los síntomas de la meningitis viral son parecidos a los de la gripe, con fiebre y dolor de cabeza, y dolor y rigidez en la nuca.

La mayoría de los casos de meningitis viral se alivian sin complicaciones y el tratamiento busca solamente controlar los síntomas a través de medicamentos para el dolor y la fiebre.

La meningitis bacteriana, por su parte, es mucho más peligrosa que la meningitis viral, pudiendo llevar a la muerte de no ser diagnosticada a tiempo. El tratamiento se realiza a base de medicamentos antibióticos específicos para el tipo de bacteria en cuestión.

Los tipos de meningitis bacterianas más comunes con causados por las bacterias meningococo, neumococo y haemophylus.

Entre los 3 tipos, la meningitis meningocócica es la que se más fácilmente se transmite por vía respiratoria y también la más temida de las meningitis bacterianas, ya que presenta un cuadro clínico más grave y de evolución más rápida.

Las meningitis neumocócica y por haemophylus, por su parte, son menos frecuentes, ya que las vacunas disponibles son bastante eficaces en la prevención de estos tipos de meningitis.

¿Cuáles son los síntomas de la meningitis viral y bacteriana?

La meningitis viral se caracteriza por la aparición súbita de:

  • Dolor de cabeza;

  • Fotofobia (sensibilidad a la luz);

  • Rigidez en la nuca;

  • Náuseas;

  • Vómitos;

  • Fiebre.

La meningitis bacteriana, por su parte, presenta síntomas como:

  • En niños de más de 1 año de edad y adultos:

    • Fiebre alta de inicio súbito;

    • Dolor de cabeza intenso y continuo;

    • Vómito abundante;

    • Náuseas;

    • Rigidez en la nuca;

    • Pequeñas manchas rojas en la piel (meningitis meningocócica);

  • En bebés de menos de 1 año de edad;

    • Fontanela (mollera) tensa o elevada;

    • Irritabilidad;

    • Inquietud;

    • Llanto agudo y persistente;

    • Rigidez corporal con o sin convulsiones.

Última actualización el 24 de Mayo de 2018 a las 06:40 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados