Leucemia

Leucemia: qué es, signos y síntomas

¿Qué es la leucemia?

Leucemia es un tipo de cáncer que afecta a los glóbulos blanco de la sangre conocidos como leucocitos. Esta enfermedad comienza cuando algunas de estas células sufren mutaciones y comienzan a multiplicarse de forma descontrolada en la médula ósea, substituyendo las células sanguíneas normales.

La médula ósea, también conocida como tuétano, es la parte en el interior del hueso donde se forman las células de la sangre (glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas).

La leucemia se caracteriza por la acumulación de leucocitos jóvenes anormales en la médula ósea, que sustituyen a las células normales de la sangre. La enfermedad puede ser clasificada como aguda o crónica, dependiendo de la velocidad del agravamiento.

La leucemia aguda generalmente tiene una evolución rápida y los glóbulos blancos cancerígenos no son capaces de ejercer las funciones de los glóbulos blancos normales. El número de leucocitos enfermos aumenta rápidamente y la condición se agrava en poco tiempo.

La leucemia crónica, por su parte, suele tener una evolución lenta. En el inicio, las células cancerígenas aún no son capaces de realizar algunas funciones de las células sanas. Sin embargo, la enfermedad va empeorando lentamente, conforme el número de células leucémicas aumenta.

¿Cuáles son los signos y síntomas?

Los principales síntomas de la leucemia son el aumento de los ganglios linfáticos y la ocurrencia de infecciones, ya que los glóbulos blancos son las células de defensa del organismo. No obstante, los síntomas no siempre están presente y, cuando surgen, son leves y empeoran gradualmente, conforme avanza la enfermedad.

El tratamiento de la leucemia puede incluir quimioterapia, terapia biológica y trasplante de médula ósea. El oncólogo y el hematólogo son los especialistas responsables del tratamiento de este tipo de cáncer.

Los principales síntomas de la leucemia son causados por la acumulación de células leucémicas en la médula ósea, que perjudican o impiden la producción de las otras células de la sangre (plaquetas, glóbulos blancos y glóbulos rojos).

La deficiencia en la producción de plaquetas, las cuales actúan en la coagulación sanguínea, provoca sangrados en las encías y nariz, manchas púrpuras en la piel o puntos rojos debajo de la piel. Los defectos en la producción de glóbulos rojos causan anemia, que provoca palpitaciones y fatiga.

Los glóbulos blancos, que son las células encargadas de la defensa del organismo, son directamente afectados por la leucemia. Como no pueden ejecutar sus funciones adecuadamente, el cuerpo queda susceptible a infecciones frecuentes.

Una persona con leucemia puede también presentar nódulos indoloros en el cuello y en las axilas debido al aumento de los ganglios linfáticos en esas regiones, fiebre, pérdida de peso y apetito, sudores nocturnos, malestar en la región abdominal, dolor en los huesos y en las articulaciones.

Si la leucemia llega a afectar el sistema nervioso central, puede haber dolor de cabeza, náuseas, vómitos, irritabilidad, desorientación y visión doble.

El diagnóstico de la leucemia se realiza a través de un examen de sangre y de un análisis de las células de la médula ósea. Una vez detectada la enfermedad, el tratamiento debe ser iniciado con urgencia.

El hematólogo es el especialista indicado para diagnosticar y tratar la leucemia.

Tratamiento

Sí, la leucemia tiene cura. Si la enfermedad es diagnosticada en su fase inicial, el paciente tiene una gran probabilidad de ser curado. Cuanto antes sea detectada la leucemia, mejor será la respuesta al tratamiento y mayores las probabilidades de cura.

El tratamiento de la leucemia busca destruir las células cancerígenas para que la médula ósea pueda volver a producir células sanguíneas normales. El tratamiento incluye quimioterapia, control de las complicaciones derivadas de las infecciones y hemorragias, así como prevenir y combatir enfermedades en el sistema nervioso central.

La asociación de estos tratamientos constituye un gran avance en la conquista de la cura completa de la leucemia. Sin embargo, en algunos casos, es necesario realizar un trasplante de médula ósea.

La primera fase del tratamiento de la leucemia tiene una duración de 1 a 2 meses. El objetivo en esta etapa es conseguir una demisión completa de la enfermedad a través de la quimioterapia. La remisión se consigue cuando los exámenes de sangre y de médula ósea no detectan más señales de leucemia en el organismo.

Sin embargo, incluso cuando todo aparente estar normal, muchas células anormales permanecen en el cuerpo, por lo que es necesario continuar con el tratamiento para que la enfermedad no vuelva a desarrollarse.

El tratamiento en esta fase caría conforme el tipo de leucemia. En las leucemias mieloides el tratamiento se mantiene al menos por un año, mientras que en las linfoides puede continuar por más de dos años.

En este periodo, el tratamiento se divide en 3 fases: la primera es la fase de la consolidación, en la cual se realiza un tratamiento intenso con medicamentos que no hayan sido empleados anteriormente; la segunda es la fase de la reinducción, en la que se usan los mismos medicamentos que al inicio para conseguir el retroceso de la leucemia; la tercera y última fase es la manutención, en la cual el tratamiento es más leve y se mantiene durante varios meses.

La quimioterapia usada en la leucemia es agresiva, no sólo para los glóbulos blancos enfermos sino también para las células sanas.  Por lo tanto, es normal que los niveles de glóbulos blancos disminuyan con el tratamiento, dejando al paciente susceptible a infecciones. En estos casos, puede haber necesidad de internar al paciente.

El especialista responsable del diagnóstico y tratamiento de la leucemia es el hamatólogo.

Última actualización el 7 de Septiembre de 2018 a las 11:55 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados