Dermatitis atópica. Eccema

Dermatitis atópica (eccema): qué es, síntomas y tratamiento

¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica (o eccema) es una enfermedad crónica que causa inflamación de la piel. El eccema atópico, como también es conocido, es más común en bebés y suele tener causas genéticas. Los síntomas incluyen: picazón, enrojecimiento, ampollas y descamación de la piel. El tratamiento consta de pomadas, medicamentos por vía oral y cuidados para prevenir las crisis.

El eczema atópico es considerado un trastorno genético. Generalmente está asociado a casos de dermatitis atópica en otros familiares, asma, bronquitis y rinitis alérgica.

La dermatitis atópica en bebés suele manifestarse entre los 3 y 6 meses de edad. La inflamación afecta principalmente el rostro, cuello y cuero cabelludo, causando erupciones, costras y ampollas en la piel.

En niños, la dermatitis atópica puede surgir entre los 2 y 12 años de edad. En esta fase, los síntomas aparecen principalmente en el cuello, pliegues de la piel, codos, puños, parte exterior de las manos, parte posterior de las rodillas y tobillos.

Las manifestaciones de la dermatitis atópica normalmente comienzan con la aparición de una mancha roja que pica. La picazón es intensa y la piel se reseque, pudiendo tornárse áspera en algunas partes. Después de la crisis, hay un periodo de remisión en que la enfermedad no se manifiesta.

Signos y síntomas

Lo signos y síntomas de la dermatitis atópica incluyen picazón intensa y constante, aparición de ampollas que se vuelven costras, secreción o sangrado de las orejas, además de cambios en el tono de la piel, que se vuelve más clara u oscura. El rascarse demasiado puede causar que aparezcan partes más espesas en la piel.

Ciertos factores pueden agravar o desencadenar las crisis, tales como alergias, gripe, piel seca, exposición al sol o al agua, ambientes demasiado calientes o fríos, así como el estrés.

El tratamiento de la dermatitis atópica consta principalmente de pomadas, cremas y medicamentos por vía oral. El objetivo es aliviar la picazón, disminuir la resequedad de la piel y combatir la inflamación. Además de eso, es esencial controlar los factores que desencadenan la crisis para evitar recaídas.

Tratamiento

La dermatitis atópica no tiene cura, aunque con el tratamiento adecuado y teniendo ciertos cuidados para prevenir las crisis, es posible mantenerla bajo control.

En el caso de la dermatitis atópica en bebés, la enfermedad normalmente presenta una mejora gradual conforme el niño crece. Alrededor de los 5 años de edad, la dermatitis ya muestra una mejora considerable; la mayoría de los niños deja de tener crisis en la adolescencia.

Sin embargo, hay casos en que la dermatitis atópica permanece hasta la adultez, aunque son poco comunes.

¿En qué consiste el tratamiento de la dermatitis atópica?

El tratamiento de la dermatitis atópica consiste en el uso de pomadas, cremas y medicamentos vía oral que alivian la picazón, disminuyen la resequedad de la piel y combaten la inflamación. Además, es fundamental controlar los factores que desencadenan las crisis para evitar recidivas.

Entre los medicamentos usados para tratar la dermatitis atópica están las pomadas con corticoides (controlan la inflamación) y los antihistamínicos disminuyen la picazón).

En los casos más graves, puede ser necesario usar corticoides orales o por vía intravenosa. Cuando la piel está infectada, se indican también antibióticos en pomadas o por vía oral.

¿Existe algún remedio casero para la dermatitis atópica?

No existe ningún tratamiento o remedio casero para la dermatitis atópica. De hecho, aplicar o tomar cualquier producto casero sin indicación del médico puede provocar infecciones en la piel o empeorar los síntomas.

El único “tratamiento natural” indicado para la dermatitis atópica consiste en cuidados y medidas para evitar nuevas crisis o disminuir su tiempo de duración, tales como:

  • Evitar el contacto de la piel con detergentes, cosméticos coloridos y perfumados, productos de limpieza, bisutería y cualquier otro producto irritante;
  • Usar jabón para bebés o para piel sensible y alérgica;
  • Usar poco jabón durante el baño;
  • Evitar baños largos con agua caliente; dar preferencia a baños cortos (5 minutos), con agua tibia o fría;
  • Lavar el cuerpo con las manos, sin usar esponja;
  • Aplicar crema o loción hidratante después del baño todos los días en las zonas con más resequedad;
  • Si el hidratante causa adherencia debido a la sensibilidad de la piel, puede usarse vaselina semisólida o líquida en lugar de crema;
  • Usar ropa de algodón, evitar telas sintéticas;
  • Evitar usar demasiadas prendas;
  • Aplicar protector solar siempre que entre a la piscina y, cuando salga del agua, seque la piel con una toalla y aplique la crema hidratante inmediatamente;
  • Evitar usar suavizante de ropa;
  • Aplicar compresas frías para aliviar la picazón.

El dermatólogo es el responsable del tratamiento de la dermatitis atópica.

Última actualización el 8 de Septiembre de 2018 a las 02:26 am.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados