Insuficiencia mitral

Insuficiencia mitral: síntomas, causas y tratamiento

Signos y síntomas

Los signos y síntomas de la insuficiencia mitral pueden incluir falta de aire, cansancio al realizar esfuerzo físico, soplo, palpitaciones, hinchazón en los tobillos o en los pies, pérdida de la consciencia y, en casos graves, la muerte.

Sin embargo, no todas las personas con insuficiencia mitral manifiestan síntomas, pues estos dependen de la velocidad de la evolución y de la gravedad del problema.

La insuficiencia mitral es la enfermedad más común que afecta las válvulas cardiacas. Por lo general, la evolución es lenta y la persona puede pasar varios años sin manifestar signos ni síntomas. Por otro lado, se sabe que las personas con insuficiencia mitral avanzada presentan una mala evolución, que sigue empeorando conforme pasa el tiempo.

Corazón y pulmones

En los casos más graves de insuficiencia mitral, el corazón puede dilatarse y los pulmones sobrecargarse.

La dilatación del corazón ocurre por la acumulación de sangre en sus cámaras, pues el defecto en la válvula mitral provoca que la sangre quede atrapada en el atrio, afectando el flujo de sangre normal. Como el corazón está siempre lleno, la sangre que debe llegar de los pulmones también se acumula en estos órganos, que se ven sobrecargados.

El tratamiento de la insuficiencia mitral puede realizarse con medicamentos o cirugía, de acuerdo con la gravedad de cada caso.

El cardiólogo es el especialista indicado para diagnosticar y tratar la insuficiencia mitral.

Principales causas de insuficiencia mitral

Las principales causas de insuficiencia mitral son las alteraciones degenerativas, que debilitan los tejidos que conectan la válvula mitral al corazón. Debido a esto, la válvula pierde sustento y firmeza, impidiendo que se pueda cerrar completamente.

No obstante, existen otras enfermedades y condiciones que pueden causar insuficiencia mitral, como prolapso de la válvula mitral, degeneración de las membranas, ruptura de los tendones que sostienen la válvula, infarto, insuficiencia cardiaca, infecciones (endocarditis), enfermedad de Barlow y fiebre reumática.

Algunos factores de riesgo que favorecen la aparición de insuficiencia mitral son la edad avanzada, enfermedades cardiacas o coronarias, defectos congénitos, fiebre reumática, infarto y el uso de ciertos medicamentos.

¿Qué es la válvula mitral?

El corazón tiene cuatro válvulas: aórtica, pulmonar, tricúspide y mitral. Dos se localizan entre las cámaras cardiacas (tricúspide y mitral) y las otras dos donde comienzan las arterias aorta y pulmonar.  La función de las válvulas es mantener y controlar la entrada y salida de sangre del corazón, así como el flujo de sangre entre sus cámaras.

La válvula mitral, también conocida como bicúspide, separa el atrio izquierdo del ventrículo izquierdo. El atrio izquierdo es la cámara del corazón por donde entra la sangre proveniente del pulmón, rica en oxígeno. Del atrio izquierdo, la sangre pasa al ventrículo izquierdo, desde donde es bombeado hacia el resto del cuerpo. Así, la función de la válvula mitral es permitir el paso de sangre del atrio hacia el ventrículo y después impedir que la sangre vuelva al atrio cuando es bombeado por el ventrículo.

Durante el paso del flujo sanguíneo entre las cámaras, la válvula se abre; en el momento en que la sangre es bombeada al resto del cuerpo, se cierra para impedir que la sangre regrese.

Este control del flujo de sangre se realiza por medio de movimientos de apertura y cierre de las membranas que componen las válvulas cardiacas.

En la insuficiencia mitral, las estructuras que sostienen estas membranas o las propias membranas se ven comprometidas. Debido a esto, la válvula no puede cerrarse completamente y la sangre vuelve al atrio, sin poder llegar al ventrículo.

Los síntomas pueden incluir falta de aire, cansancio al realizar esfuerzo físico, soplo, palpitaciones, hinchazón en los tobillos o en los pies, pérdida de la consciencia y, en casos graves, la muerte.

Tratamiento

La insuficiencia mitral avanzada puede ser mortal. El tratamiento dependerá de las causas, la gravedad del caso, la presencia de síntomas y del grado de evolución.

El tratamiento para los casos leves se realiza con medicamentos. Pueden emplearse diuréticos, medicamentos específicos para disminuir el esfuerzo del corazón y los síntomas de la insuficiencia cardiaca, anticoagulantes, entre otros.

Los casos más graves podrán requerir de cirugía para reparar o sustituir la válvula.

La cirugía convencional se realiza por medio de una abertura en el tórax. Sin embargo, este procedimiento es contraindicado en muchos casos, ya que la insuficiencia mitral suele afectar a personas de edad avanzada y con otras enfermedades asociadas. Por lo tanto, los pacientes de la tercera edad con insuficiencia mitral avanzada deben ser sometidos una cirugía menos invasiva (como el MitraClip®).

Tratamiento quirúrgico

Se colocan pequeñas grapas de 5 mm en la válvula mitral. Las grapas acercan las membranas de la válvula, disminuyendo o eliminando el paso de sangre hacia el atrio.

Este procedimiento tiene como objetivo corregir el defecto de la válvula en casos de degeneración de las membranas o de dilatación o retracción de los músculos que controlan la abertura y el cierre de las membranas.

La implantación de las grapas se realiza por medio de un catéter. Se introduce un pequeño tubo en una vena localizada en la ingle, a través de la cual es posible llegar al corazón y realizar la cirugía sin necesidad de abrir el pecho del paciente.

El cardiólogo y cirujano cardiovascular son los responsables del tratamiento de la insuficiencia mitral.

Última actualización el 12 de Octubre de 2018 a las 06:51 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados