Inflamación uterina: síntomas, causas y tratamiento

¿Cuáles son los síntomas de la inflamación del útero?

Los síntomas de la inflamación del útero pueden ser flujo vaginal, sangrado y dolor, principalmente durante las relaciones sexuales. Sin embargo, estos síntomas dependen también de la localización de la inflamación, que puede ocurrir en el cuello del útero (cervicitis) o en la parte interna de este (endometritis).

La inflamación más común ocurre en el cuello del útero (cérvix), que es la parte más estrecha; se localiza en el fondo de la vagina y es por donde la sangre menstrual es eliminada. Esta inflamación no interfiere con el embarazo si es tratada adecuadamente.

Los síntomas de la inflamación del cuello uterino son:

La cervicitis muchas veces no presenta síntomas, lo cual puede llevar a una progresión de la infección e inflamación hacia otras partes cercanas, como los ovarios, trompas y región interna del útero (endometriosis), causando la Enfermedad Inflamatoria Pélvica (EIP), que además de los síntomas de la cervicitis puede provocar fiebre, náuseas y vómitos.

El examen de Papanicolau es utilizado para diagnosticar inflamaciones del cuello uterino.

Si usted presenta alguno de los síntomas aquí listados, consulte a su ginecólogo.

Causas de la inflamación uterina

La inflamación uterina puede ser causada por infecciones o lesiones provocadas por traumas y productor químicos.

Las causas más frecuentes de inflamación o infección en el cuello uterino son:

  • Bacterias trasmitidas por contacto sexual, como Chlamydia trachomatis, Neisseria gonorrhoeae y Trhichomonas vaginalis; virus Herpes simplex, virus del papiloma humano y Mycoplasma genitalium.
  • Bacterias presentes en la vagina, como Candida albicans, Gardnerella vaginalis y Lactobacillus rhamnosus.
  • Alergias o irritaciones causadas por productos químicos, como espermicidas.
  • Alergia al látex de los preservativos y diafragmas;
  • Lesiones causadas por traumas (p. ej. Parto) o por duchas vaginales frecuentes.

La inflamación del cuello uterino no interfiere con la fertilidad de la mujer ni con el desarrollo del embarazo si esta es tratada adecuadamente.

El examen de Papanicolau puede diagnosticar las inflamaciones del cuello uterino.

En caso de inflamación uterina, consulte a su ginecólogo.

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento de la inflamación del útero depende de la región en que se encuentre, que puede ser el cuello del útero (cervicitis) o en su parte interna (endometritis). Depende, también, de su causa, que puede ser por microorganismos o por lesiones traumáticas.

Tratamiento de la inflamación del útero por microorganismos

La mayoría de las inflamaciones del útero son causadas por microorganismos, como es el caso de la infección por clamidia, tricomonas, gonorrea, herpes genital y VPH (papiloma humano) e inician en el cuello del útero. Se usan antibióticos y antivirales, de acuerdo con el agente causante de la infección, bacterias o virus. Las parejas deben también ser tratados, aun si no presentan síntomas, ya que estos microorganismos pueden transmitirse por relaciones sexuales.

Tratamiento de la inflamación del útero por lesiones traumáticas

El tratamiento de las inflamaciones debido a las lesiones, como aquellas causadas por alergias al látex, productos químicos o duchas vaginales, consiste en retirar el factor causante de la lesión. Se puede hacer uso de medicamentos, dependiendo del tipo de lesión.

En el caso de la inflamación crónica del cuello uterino, puede ser necesario, además, un tratamiento por medio de cauterización (electrocauterio o criocauterio) y uso de cremas vaginales.

Cuando la inflamación del cuello uterino avanza hacia la región interna, causando endometritis, puede ser necesario tratarla con medicamentos por vía intramuscular o endovenosa, siendo necesario en ocasiones la internación de la paciente.

El ginecólogo es el responsable del diagnóstico y tratamiento de los casos de inflamación uterina.

Última actualización el 4 de Septiembre de 2018 a las 05:44 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados