Impotencia sexual

Impotencia sexual: causas y tratamiento

Causas de impotencia sexual

Las causas de la impotencia sexual pueden tener causas psicológicas como la ansiedad o el estrés, u orgánicas, como enfermedades, cirugías, tabaquismo, depresión, alcoholismo, uso de medicamentos, entre otras. No obstante, la mayoría de los hombres con disfunción erectil presenta ambos componentes del problema (psicológico y orgánico).

Los principales factores de riesgo relacionados con la impotencia sexual son: diabetes, enfermedades cardiovasculares (hipertensión arterial, arritmia cardíaca, arteriosclerosis, enfermedades coronarias), renales y neurológicas, trabaquismo, consumo excesivo de bebidas alcohólicas, obesidad, enfermedades de próstata, depresión y edad.

Otras condiciones que pueden llevar a los problemas de erección incluyen la enfermedad de La Peyronie (pene curvado), alteraciones hormonales (caída de los niveles de testosterona), hiperplasia benigna de la próstata y tratamiento del cáncer de próstata.

Prácticamente la mitad de los hombres con diabetes y apróximadamente 40% de los que padecen enfermedades cardiovasculares presentan algún grado de disfunción erectil.

La diabetes, cuando no es controlada adecuadamente, provoca un estrechamiento de los vasos sangíneos que disminuye el flujo sanguíneo y dificlta la erección.

En cuando a la edad, se sabe que cerca del 50% de los hombres con más de 40 años pueden tener algún problema de erección.

En los jóvenes la principal causa de impotencia sexual está relacionada con factores psicológicos.

La importencia sexual se define como la dificultad en conseguir o mantener una erección adecuada para tener una relación sexual satisfactoria. Sin embargo, es importante recordar que no todos los hombres que tienen problemas de erección de vez en cuado padecen de disfunción erectil.

Si el problema es recurrente, es ecesario acudir al urólogo para ser evaluado y recibir el tratamiento adecuado.

¿Hay cura para la impotencia sexual?

, la impotencia sexual tiene cura. El tratamiento puede incluir terapia sexual, medicamentos administrados por vía oral o por inyección local; en ciertos casos se puede requerir cirugía, como implante de protesis peneana.

¿En qué consiste el tratamiento?

Los remedios más utilizados para tratar la impotencia sexual son el viagra, levitra y cialis, con una tasa de éxito que ronda el 70%. Estos medicamentos favorecen el flujo sanguíneo necesario para que ocurra la erección.

Sin embargo, estos medicamentos son más eficaces cuando la disfunción erectil se debe a factores psicológicos. La eficacia no es la misma que en aquellos casos originados por problemas vasculares o neurológicos.

La inyección aplicada directamente en el pene es indicada principalmente para diabéticos. El tratamiento consiste en la aplicación de un medicamento que dilata los vasos sanguíneos, favoreciendo el flujo de sangre y la erección.

El tratamiento quirúrgico para la impotencia sexual consiste principalmente en el implante de una prótesis de pene. Estas prótesis normalmente están hechas de silicona y sirven para dar rigidez al pene y permitir la penetración. La eyaculación, el deseo y el placer no sufren ninguna alteración. Otra opción de tratamiento quirúrgico es la cirugía arterial, recomendada únicamente en una minoría de los casos.

Última actualización el 19 de Agosto de 2018 a las 07:28 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados