IgG e IgM: qué son y cuál es la diferencia

IgG (inmunoglobulina G) e IgM (Inmunoglobulina M) son anticuerpos que el organismo produce cuando entra en contacto con algún tipo de microrganismo invasor. La diferencia entre ambos tipos es que el IgM se produce en la fase aguda de la infección, mientras que el IgG, que también surge en la fase aguda, es más específico y sirve para proteger a la persona de futuras infecciones, permaneciendo por el resto de su vida.

El examen serológico de IgG e IgM se usa para detectar la fase de diversas enfermedades, entre las que se encuentra la toxoplasmosis, rubeola e infección por citomegalovirus:

  • IgM negativo e IgG positivo: Indica inmunidad a la enfermedad (por infección anterior, de meses o años, o vacunación);
  • IgM positivo e IgG negativo: Indica una infección aguda, de días o semanas;
  • IgM negativo e IgG negativo: Muestra que la persona nunca ha tenido contacto con el agente infeccioso;
  • IgM positivo e IgG positivo: Indica una infección reciente, de semanas o meses.

La presencia de estas inmunoglobulinas en la sangre indica que la persona ha tenido contacto con el patógeno causante de la enfermedad en algún momento de su vida (contrayendo la enfermedad o por medio de la vacuna). Después de este contacto, el sistema inmunológico crea una memoria que se mantiene en el organismo por el resto de la vida.

Cada examen tiene una interpretación específica, dependiendo de la enfermedad en cuestión. Por ello, acuda con el médico que solicitó el examen para que pueda explicar correctamente cada caso.

Última actualización el 26 de Abril de 2018 a las 05:42 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados