Hormigueo en las extremidades. ¿Qué puede ser?

El hormigueo en las extremidades del cuerpo (manos, pies o dedos) puede ser señal de compresión de algún nervio o falta de irrigación sanguínea en esa parte. Algunas causas de hormigueo de extremidades, de acuerdo con su localización:

  • Hormigueo en las manos:
    • Síndrome del túnel carpiano: Se trata de una lesión que afecta el nervio mediano y generalmente es causada por esfuerzos repetitivos, como trabajos manuales, teclear, entre otros. El hormigueo normalmente es sentido en los dedos índice, medio o pulgar.
    • Compresión del nervio ulnar o cubital: Es el mismo nervio que provoca la sensación de “choque” cuando se golpea el codo. Puede ocurrir cuando el codo permanece doblado o apoyado sobre la mesa por mucho tiempo. En estos casos, afecta los dedos meñique o anular.
    • Hernia de disco, osteofitos, tensión muscular: Son condiciones que pueden afectar las raíces nerviosas localizadas en el cuello y provocan hormigueo en las manos o en los brazos.
  • Hormigueo en el pie:
    • Compresión del nervio fibular: Puede ocurrir cuando se cruza las piernas, causando hormigueo al lado del pie;
    • Diabetes: En estos casos, el hormigueo afecta principalmente la planta de los pies y ocurre debido al exceso de glucosa en la sangre, que hace que los nervios dejen de enviar estímulos al cerebro;
    • Tensión muscular: Los músculos profundos localizados en la región de los glúteos pueden provocar un pinzamiento del nervio ciático y causar hormigueo en el miembro inferior.
    • Hernia de disco: Puede afectar las raíces de los nervios localizados en la columna lumbar y causar hormigueo en la pierna, muslo o pie.

En caso de hormigueo en las extremidades del cuerpo, se debe observar si la sensación desaparece al cambiar de posición. Si el hormigueo persiste, lo mejor el consultar a un médico (de preferencia neurólogo) para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Última actualización el 2 de Mayo de 2018 a las 11:35 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados