Tengo el hígado agrandado y graso. ¿Es grave?

Depende. El hígado agrandado y graso puede ser una condición simple, que no va a dañar el hígado, como puede evolucionar en una inflamación con lesión del órgano.

En los casos más graves, la situación puede convertirse en una cirrosis hepática, que causa lesión permanente en el hígado.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, la acumulación de grasa en el hígado tiene una evolución benigna.

El riesgo de cirrosis es mayor en pacientes de más de 65 años, diabéticos y en aquellos que ya tienen una inflamación en el hígado llamada esteatohepatitis no alcohólica.

¿Cuáles son las causas del hígado graso?

La acumulación de grasa en el hígado es el resultado de una alimentación con exceso de grasa que el organismo no consigue metabolizar.

Incluso las llamadas “grasas saludables”, presenten en el aceite, nueces y pescados, cuando son consumidas en grandes cantidades, pueden causar hígado graso.

No obstante, la grasa más peligrosa es la llamada grasa trans, ya que el cuerpo no es capaz de procesarla y se deposita fácilmente en el hígado. Este tipo de grasa está presente en papas fritas, galletas, manteca, margarina, entre otros alimentos.

Otra causa importante de hígado graso es el consumo de alcohol. Buena parte de las personas que beben regularmente desarrollan hígado graso, ya que el alcohol permite una rápida acumulación de grasa en el hígado.

Sin embargo, incluso quienes no beben alcohol pueden tener hígado graso. En estos casos, la acumulación de grasa es causada por el exceso de peso, diabetes y niveles elevados de colesterol o triglicéridos.

Otras causas de hígado graso son:

  • Uso de medicamentos, como amiodarona, estrógenos, corticoides, tamoxifeno, antirretrovirales, tetraciclinas;
  • Enfermedades metabólicas genéticas;
  • Rápida pérdida de peso;
  • Nutrición artificial;
  • Ingesta de toxinas, como productos químicos y hongos;
  • Predisposición hereditaria.

¿Cómo se trata el hígado graso?

No hay un tratamiento específico para el hígado graso ni medicamentos completamente eficaces para tratar esta situación.

Por ello, el tratamiento se basa en una serie de medidas, que incluyen:

  • Cambios en el estilo de vida, con pérdida de peso, dieta y ejercicio;
  • Evitar el consumo de alcohol;
  • Controlar enfermedades, como la diabetes;
  • Controlar los niveles de colesterol y triglicéridos.

Estos cuidados son fundamentales para el éxito del tratamiento del hígado graso. Incluso tomando medicamento, si el paciente no adopta estas medidas, el tratamiento no será efectivo.

Es importante recordar que la acumulación de grasa en el hígado es reversible, cuando se encuentra en una fase inicial.

El tratamiento del hígado graso debe ser acompañado por el médico hepatólogo o gastroenterólogo.

Última actualización el 8 de Mayo de 2018 a las 12:20 am.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados