Herpes genital: síntomas, transmisión y tratamiento

¿Cuáles son los síntomas?

Los principales síntomas del herpes genital son el enrojecimiento, dolor en punzadas, picazón y ampollas en la región genital. En algunos casos puede haber fiebre, dolor muscular y dolor de cabeza, aunque estos síntomas son mucho menos comunes.

El herpes genital es una infección causada principalmente por el virus Herpes simplex tipo 2, que se transmite por contacto directo con la lesión de una persona infectada. El virus entonces se aloja en los nervios del individuo y se manifiesta por medio de los síntomas descritos, que aparecen en la zona de contacto, que puede ser la vulva e vagina, pene, ano o boca.

El tratamiento incluye el uso de pomadas o píldoras antivirales, las cuales deben ser prescritas por un médico.

Es fundamental acudir con un médico lo más rápido posible para acortar la duración de los síntomas y evitar la transmisión hacia otras personas, ya que las vesículas (pequeñas ampollas con líquido dentro) son altamente contaminantes.

En embarazadas, el tratamiento se debe realizar urgentemente, ya que la enfermedad puede ser transmitida al bebé y, en estos casos, puede llevar a secuelas relacionadas con el desarrollo del cerebro.

¿Cómo se transmite?

El herpes genital se transmite por vía sexual. Se trata de una enfermedad infecciosa causada principalmente por el virus Hespes simplex tipo 2, que se transmite por el contacto con una persona con lesiones activas, es decir, heridas que eliminan secreciones.

Generalmente, la infección por herpes se limita a los síntomas de la piel, aunque puede haber complicaciones graves. Una de ellas es la encefalitis herpética, que es la infección del cerebro por el virus del herpes. Ocurre principalmente en personas inmunodeprimidas, como, por ejemplo, pacientes con SIDA.

Otra circunstancia especial es cuando la mujer presenta lesiones de herpes durante el embarazo, principalmente en el momento del parto. En estos casos, el bebé puede infectarse y desarrollar secuelas graves o incluso morir, ya que sus defensas aún no están completamente desarrolladas.

El herpes no tiene cura, y su tratamiento con cremas o píldoras antivirales solamente sirve para acabar con las lesiones visibles y los síntomas. Sin embargo, el virus continúa para siempre alojado en las células nerviosas del individuo, y los síntomas pueden volver a aparecer en situaciones de estrés o cuando las defensas están bajas. Con cada nueva recurrencia, se debe reiniciar el tratamiento.

Tratamiento

El tratamiento del herpes genital incluye una buena higiene local y uso de pomadas o comprimidos antivirales.

El herpes genital es una infección causada por el virus del herpes simple, el cual se transmite por contacto sexual. Los síntomas principales son enrojecimiento, dolor punzante y ampollas en el lugar de contacto.

Las complicaciones graves son raras e incluyen encefalitis herpética, que es la infección del cerebro por el virus; el herpes congénito, que es la infección del bebé que ocurre cuando la madre es contagiada durante el embarazo.

Si bien el tratamiento es eficaz en erradicar las lesiones sin dejar cicatrices, cabe aclarar que el virus nunca es eliminado del cuerpo, ya que continúa vivo dentro de las células nerviosas. Por lo tanto, puede volver a manifestarse en situaciones de estrés o baja inmunidad, causando el resurgimiento de las lesiones.

Consulte a su dermatólogo, ginecólogo (mujeres) o urólogo (hombres) para saber más sobre el tratamiento contra el herpes genital.

Última actualización el 29 de Septiembre de 2018 a las 06:08 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados