hermafroditismo y trastornos del desarrollo sexual

¿Qué es el hermafroditismo?

El hermafroditismo es una alteración genética en la que las estructuras genitales internas y externas durante la formación del bebé se desarrollan de tal manera que no corresponden a un único género. Es decir, que el bebé presenta genitales masculinos y femeninos al nacer.

La clasificación y descripción actual de esta condición data de 2005. A partir de entonces se le considera, junto con otras alteraciones semejantes, un trastorno del desarrollo sexual (TDS). En esta clasificación, se divide al hermafroditismo en tres tipos básicos: pseudohermafroditismo masculino (ambigüedad genital con testículos), pseudohermafroditismo femenino (ambigüedad genital con ovarios) y hermafroditismo verdadero (testículos y ovarios con o sin ambigüedad genital).

Nueva clasificación del hermafroditismo

TDS ovotesticular (antiguamente hermafroditismo verdadero)

En el hermafroditismo verdadero el individuo tiene ovarios, testículos y órganos genitales masculinos y femeninos. En la mayoría de los casos, el hermafrodita verdadero tiene cromosomas XX, por lo que debería tener solamente genitales femeninos, ya que esta configuración corresponde al sexo femenino.

El hermafroditismo en estos casos se debe a la aparición de testículos, lo cual ocurre debido a modificaciones genéticas que aún se desconocen, las cuales actúan sobre el gen SRY del cromosoma Y, estimulando el desarrollo de órganos masculinos.

Digenesia gonadal XY (pseudohermafroditismo masculino)

En el pseudohermafroditismo masculino, el pseudohermafrodita es genéticamente un hombre, es decir, tiene un par de cromosomas XY. Sin embargo, el pene no se desarrolla completamente. Esta anomalía se debe a un problema durante el desarrollo embrionario.

Digenesia gonadal XX (pseudohermafroditismo femenino)

En el pseudohermafroditismo, por su parte, el cariotipo del individuo es XX, por lo que posee órganos reproductores femeninos. No obstante, en una parte del desarrollo intrauterino, los órganos exteriores pasan por un proceso de masculinización, con un crecimiento excesivo del clítoris, resultando en genitales con aspecto de un pene.

Signos y síntomas de los trastornos del desarrollo sexual

En buena parte de los casos es posible identificar este tipo de trastornos desde el nacimiento, como cuando el bebé nace con genitales ambiguos o genitales de ambos sexos.

En otros casos, debido a que los órganos sexuales e internos no coinciden, puede haber problemas en la pubertad cuando esta se desarrolla de una manera diferente a la esperada (por ejemplo, surgen rasgos sexuales femeninos a pesar de que la persona fue criada como hombre).

Por último, hay casos en los que el trastorno no es detectado sino hasta la edad adulta, cuando la persona presenta problemas de infertilidad.

Causas

En la mayoría de los casos, las causas son genéticas, aunque también el consumo de hormonas por parte de la madre durante el embarazo puede afectar el desarrollo sexual del feto.

Tratamiento

No existe un tratamiento definido. Cada caso debe abordarse individualmente, buscando siempre lo mejor para el individuo y su familia. No obstante, es frecuente que como parte del tratamiento de prescriba el uso de hormonas.

Los padres que han tenido hijos con estos trastornos deben recibir asesoramiento genético, ya que la probabilidad de que su siguiente hijo nazca con alguno de estos trastornos es del 25%.

Para más información sobre los trastornos del desarrollo sexual y el hermafroditismo, consulte a un médico.

Última actualización el 14 de Julio de 2019 a las 10:50 am.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados