¿Cómo se almacena la grasa en el cuerpo?

En diferentes países de América Latina, como Brasil y México, la cantidad de personas ha aumentado drásticamente en las últimas décadas, al grado de que la obesidad es considerara un problema de salud pública. Además de la cuestión estética ligada a ella, la obesidad debe ser encarada desde el punto de vista médico con mucha seriedad, ya que provoca un aumento de la incidencia de diferentes enfermedades, como la presión alta, diabetes y enfermedades cardiovasculares; todas estas son enfermedades crónicas que requieren atención médica constante. Entender la manera en que ocurre el aumento de peso desde el punto de vista fisiológico puede ayudarnos a entender en qué consiste la obesidad y a lidiar mejor con el problema.

Nuestro tejido adiposo está formado por células conocidas como adipocitos. La principal función de los adipocitos es el almacenamiento de grasas. El tejido adiposo se encuentra principalmente debajo de nuestra piel, distribuida irregularmente por el cuerpo (algunos lugares tienen un tejido adiposo más espeso) y en el abdomen, alrededor de los intestinos.

La grasa acumulada debajo de la piel tiene la función de proteger el cuerpo del frío y junto con la grasa acumulada en el abdomen tiene la función de servir como reserva de energía en tiempos de escasez de alimentos. Es así como nuestro cuerpo ha evolucionado. No obstante, en la actualidad usamos ropa para protegernos del fío y comemos varias veces al día (no hay escasez de alimentos), por lo que la grasa acumulada ha dejado de ser una ventaja.

La grasa que acumulamos viene del exceso de comida que ingerimos. Desde el punto de vista energético, nuestro organismo es capaz de aprovechas carbohidratos (azúcares), grasas y proteínas.

Nuestro organismo da preferencia a los carbohidratos; antes la falta de este, se opta por la grasa para obtener energía y, en últimas instancias, toma energía de las proteínas. El problema es que los carbohidratos se almacenan en pequeñas cantidades en el hígado y músculos; todo lo demás se transforma en grasa en el tejido adiposo. Las grasas ingeridas con llevadas directamente a los “almacenes” y las proteínas pasan por otros procesos, de tal manera que todas sus “sobras” sean también transformadas en grasa.

Es así como funciona la acumulación de grasa, el aumento de peso y la obesidad. Entender el funcionamiento de nuestro cuerpo nos ayuda a adoptar medidas para perder peso como, por ejemplo, una dieta para adelgazar o una alimentación más saludable.

Última actualización el 28 de Marzo de 2018 a las 08:21 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados