Ganglios del cuello inflamados

Ganglios del cuello inflamados: causas y tratamiento

Qué puede causar inflamación de los ganglios del cuello

Los linfonodos (ganglios linfáticos) cervicales (del cuello) inflamados pueden ser señal de una infección o inflamación cercana al cuello o bien infecciones que están diseminadas por el cuerpo.

Los ganglios almacenan y producen glóbulos blancos, que son las células que combaten infecciones y enfermedades. Es por eso que pueden aumentar de tamaño y doler cuando hay alguna enfermedad o infección, ya que están reaccionando contra los microorganismos invasores y a los agentes invasores.

La linfonodomegalia cervical (aumento de los ganglios del cuello) es causada principalmente por infecciones de las vias aéreas superiores, infecciones de la cavidad oral y faringea o por la mononucleosis infecciosa, una enfermedad causada por el virus Epstein-Barr, también conocida como la “enfermedad del beso”.

Cuando los linfonodos cervicales inflamados se localizan en la parte anterior del cuello, la causa puede ser una infección en la cabeza o cuello o síndrome de mononucleosis.

Si los linfonodos inflamados se encuentran en la parte posterior del cuello, esto puede deberse a:

En cambio, si hay presencia de múltiples linfonodos en el cuello, esto puede ser señal de:

La principal causa de linfonodomegalia cervical en niños y adolescentes hasta los 14 años son los procesos inflamatorios. Como los niños aún no tienen su sistema inmunológico completamente desarrollado, los ganglios cervicales se inflaman cuando entran en contacto con virus y bacterias. En estos casos, los ganglios son pequeños y surgen en ambos lados del cuello.

En los adultos, a partir de la adolescencia, hay un riesgo mayor de que los ganglios del cuello inflamados estén relacionados con enfermedades malignas, como linfoma.

Ya en personas mayores de 50 años, la presencia de ganglios inflamados en el cuello puede ser señal de cáncer en la boca, faringe, laringe o en el esófago.

Los linfonodos cervicales que duran inflamados por más de dos semanas deben ser revisados por un médico general. Dependiendo del caso, puede ser necesario hacer una biopsia para identificar la causa del aumento del ganglio.

¿Cómo saber si es linfoma?

El linfoma es un cáncer del sistema linfático. Este sistema se compone de estructuras ubicadas en todo el cuerpo que producen y almacenan los glóbulos blancos, que son las células de defensa del organismo.

Generalmente, los ganglios inflamados son una condición transitoria, relacionada a infecciones o inflamaciones locales, pudiendo causar dolor.

En el linfoma, el linfonodo, como también es conocido, no suele causar dolor.

La diferencia puede ser identificada por medio de un examen clínico del paciente junto con su historia clínica, en ocasiones acompañada de algún examen de laboratorio complementario.

Tratamiento

El tratamiento de los ganglios del cuello inflamados dependerá principalmente de la causa, lo cual puede ir desde pequeñas inflamaciones locales a enfermedades graves, como cáncer.

Los ganglios inflamados son una señal de inflamación en las glándulas. Este proceso es un mecanismo de defensa de nuestro organismo para combatir agentes invasores y posibles infecciones.

Los casos de inflamación de los ganglios de cuello son causados por pequeñas inflamaciones, lo cual es común en niños; en la mayoría de los casos no se necesita tratamiento.

Es común que esta condición ocurra cuando hay alguna infección cerca del cuello (garganta, oído, dientes, etc.).

En la mayoría de los casos, los bultos en el cuello son síntomas de alguna enfermedad, la cual puede necesitar tratamiento. Cuando ocurre por una infección, por ejemplo, el tratamiento con antibióticos debe iniciarse lo más pronto posible para evitar complicaciones o la propagación de la infección.

En el caso del bocio en la tiroides, otra causa de ganglios inflamados, el tratamiento incluye medicamentos y/o cirugía para removerlo. Los casos en que los bultos del cuello son provocados por un tumor benigno, también pueden requerir de intervención quirúrgica.

Las enfermedades malignas, como linfoma, cáncer de boca, laringe, faringe y esófago, también pueden manifestarse en forma de bulto en el cuello y, cuando antes se inicie el tratamiento, mayores serán las probabilidades de cura.

Los bultos en el cuello, tanto en niños como en adultos, deben ser examinados por el médico de cabecera cuanto antes, para evitar complicaciones y para que la causa sea debidamente diagnosticada y tratada.

Última actualización el 11 de Septiembre de 2018 a las 12:23 am.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados