Flujo vaginal amarillo. ¿Qué puede ser?

El flujo vaginal amarillo suele ser una señal de infección bacteriana (vaginosis bacteriana) o infección causada por protozoarios (tricomoniasis). El diagnóstico y tratamiento de ambas enfermedades son simples.

En la vaginosis bacteriana, ocurre una alteración de la flora vagina (compuesta principalmente por bacilos de Doderlein), que es invadida por otras bacterias, generalmente Gardnerella vaginalis. No siempre presenta síntomas, aunque muchas veces hay un flujo vaginal de color amarillo, blanco o gris con olor desagradable (pescado podrido), además de ardor al orinar y picazón vaginal. El tratamiento consiste en antibióticos.

La mejor manera de evitar la vaginosis bacteriana es:

  • Evitar las duchas vaginales;
  • Limitar el número de parejas sexuales;
  • Usar preservativo siempre;
  • Realizarse exámenes ginecológicos una vez al año.

En la tricomoniasis, por su parte, el agente etiológico (causante de la enfermedad) es el protozoario Trichomonas vaginalis, cuya transmisión ocurre a través del contacto íntimo sin preservativo. El flujo tiene una tonalidad más grisácea, en ocasiones espumoso y con mal olor. También puede haber dolor durante las relaciones sexuales y al orinar. El tratamiento de la tricomoniasis consiste en antibióticos e involucra a la pareja. El tratamiento no se recomienda durante el embarazo.

Siempre que note sangrado o flujos vaginales de cualquier tipo, consulte a su ginecólogo para ser evaluada y determinar la causa.

Última actualización el 14 de Abril de 2018 a las 03:25 am.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados