Fibrosis quística: qué es y cómo se trata

¿Qué es?

La fibrosis quística es una enfermedad hereditaria, también conocida como mucoviscidosis, que se caracteriza por la acumulación de una secreción densa y pegajosa en los pulmones, tracto digestivo y otras áreas del cuerpo.

La fibrosis quística es genética, transmitida de padres a hijos. Su causa está en un gen defectuoso que causa que el organismo produzca una secreción espesa que obstruye los pulmones y el páncreas.

Debido a esa insuficiencia del páncreas, la digestión de grasas y proteínas es afectada, causando desnutrición en los pacientes, ya que no son capaces de absorber los nutrientes de los alimentos.

La fibrosis quística se manifiesta principalmente a través de síntomas respiratorios y gastrointestinales, además de una presencia excesiva de cloro en el sudor del paciente.

¿La fibrosis quística tiene cura?

La fibrosis quística no tiene cura. El tratamiento que involucra al médico, enfermero, fisioterapeuta y asistente social, busca retardar la evolución de la enfermedad, mejorando la calidad y esperanza de vida del paciente.

En muchos casos, el enfoque del tratamiento es mantener una nutrición adecuada, siguiendo una dieta con más calorías y reponiendo las enzimas del páncreas.

Estas medidas pueden evitar que el paciente sufra desnutrición y la enfermedad pulmonar se agrave, ya que se sabe que cuanto peor es la desnutrición, más son afectados los pulmones.

El tratamiento del tracto respiratorio incluye:

  • Fluidificación de las secreciones a través de nebulizaciones;
  • Fisioterapia respiratoria;
  • Antibióticos inhalatorios;
  • Trasplante de pulmón, en los casos más avanzados.

Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, la enfermedad pulmonar empeora y puede dejar al paciente incapacitado. Entre las complicaciones pulmonares están:

  • Dilatación de los bronquios;
  • Acumulación de secreción;
  • Insuficiencia respiratoria crónica;
  • Limitación de las actividades diarias.

Con el tratamiento adecuado, los pacientes pueden llevar una vida normal, con una expectativa de vida promedio de 40 años.

El diagnóstico de la fibrosis quística puede realizarse desde que el bebé nace. Cuando antes sea detectada la enfermedad, mejor será la calidad y esperanza de vida del paciente.

Última actualización el 13 de Agosto de 2018 a las 11:21 am.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados