Esquistosomiasis

Esquistosomiasis: qué es, síntomas y tratamiento

¿Qué es la esquistosomiasis?

La esquistosomiasis, antiguamente conocida como bilharziosis, es una enfermedad infecciosa causada por el parásito Schistosoma mansoni, un parásito que puede habitar los vasos sanguíneos del hígado y del intestino humano.  Si bien no presenta síntomas al inicio, la esquistosomiasis puede evolucionar a formas más graves que pueden causar la muerte.

¿Cuáles son sus síntomas?

La fase inicial de esta enfermedad es caracterizada por una dermatitis cercarial causada por la penetración de las cercarias en la piel, pudiendo ser asintomática o provocar síntomas como:

  • Erupciones con enrojecimiento;
  • Hinchazón;
  • Picazón.

Estos síntomas pueden permanecer por hasta dos semanas después de la infección. Cerca de 1 a 2 meses después, surgen los síntomas que caracterizan la forma aguda de la esquistosomiasis, que son:

  • Fiebre;
  • Dolor de cabeza;
  • Anorexia;
  • Náuseas;
  • Reducción de la fuerza muscular;
  • Dolores musculares;
  • Tos;
  • Diarrea.

La fase crónica de la esquistosomiasis se caracteriza por las afectaciones al hígado. La enfermedad puede tornarse en alguna de las siguientes formas físicas, de acuerdo con la susceptibilidad del individuo y de la intensidad de la infección:

  • Intestinal: Es la más frecuente. Puede ser asintomática o provocar diarrea con moco y sangre;
  • Hepatointestinal: Presenta síntomas semejantes a los de la forma intestinal, con mayor frecuencia de diarrea y dolores en el estómago;
  • Hepatoesplénica: Puede ser compensada, descompensada o complicada. La salud general del paciente es comprometida y el hígado y el bazo se vuelven palpables.

Los huevos del parásito se eliminan por medio de las heces y, al entrar en contacto con el agua, eclosionan y liberan larvas. Estas larvas entran en los caracoles y se multiplican. El caracol segrega las cercarías que penetran en la piel de las personas que entran en estas aguas con caracoles.

El tratamiento de la esquistosomiasis consiste en la administración de medicamentos específicos capaces de curar la enfermedad o reducir la carga parasitaria, impidiendo la evolución de las formas graves. Puede ser necesario recurrir a intervenciones quirúrgicas en los casos más graves.

En caso de presentar los síntomas, es importante acudir con un médico para que se realice una evaluación detallada.

¿En qué consiste el tratamiento?

La esquistosomiasis es curable y el tratamiento consiste en el uso de medicamentos específicos capaces de eliminar los parásitos y evitar el desarrollo de formas graves de la enfermedad. Los casos más graves de esquistosomiasis pueden requerir que el paciente sea internado o sometido a cirugía.

Existen dos medicamentos disponibles para el tratamiento de la esquistosomiasis: el praziquantel y la oxamniquina. El primero se encuentra en forma de píldoras de 600 mg y se administra en una dosis única de 50 mg/kg en adultos y 60 mg.kg en niños. Los efectos colaterales son ligeros y se limitan a diarrea y dolor abdominal en la mayoría de los casos.

Se recomienda al paciente permanecer en reposo durante al menos 3 horas después de haber tomado el medicamento, para prevenir la aparición de náuseas y mareos. El praziquantel es el medicamento más usado para tratar la esquistosomiasis en todas sus formas clínicas.

La oximniquina, por su parte, se encuentra en forma de cápsulas de 250 mg y solución de 50 ml para uso infantil. Se toman dos dosis únicas de 20 mg/kg en niños y 15 mg/kg en adultos, tomadas aproximadamente 1 hora después de las comidas. Entre los posibles efectos colaterales están las náuseas, mareos y reacciones en la piel.

Última actualización el 25 de Agosto de 2018 a las 06:00 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados