¿Qué son los espasmos del llanto?

Los espasmos del llanto son situaciones en las que el niño pierde el aliento mientras llora. La respiración se detiene (apnea) involuntariamente después de espirar, deja de llorar y su piel se vuelve pálida o amoratada, habiendo después rigidez o debilidad muscular y, en ciertos casos, desmayos.

Los espasmos del llanto suelen durar menos de 1 minutos y el niño recupera el aliento espontáneamente.

Cuando la apnea es más prolongada puede haber rigidez corporal, incluso con encorvamiento del cuerpo.

En algunos casos puede haber convulsiones, debido a la privación prolongada de oxígeno en el cerebro debido a la apnea, que puede asustar mucho a los padres.

Los espasmos del llanto son más frecuentes entre los 6 meses y los 5 años de edad; la gran mayoría de los episodios ocurren antes de los 18 meses.

Eventos desagradables, como caídas, golpes, sustos o cualquier otro estímulo negativo pueden desencadenar este tipo de eventos.

¿Cuáles son los tipos de espasmo del llanto?

Hay dos tipos de espasmo del llanto:

  • Cianótico (labios y piel amoratados): más frecuente en niños activos, con personalidad fuerte y que no gustan de ser regañados. La frustración, enojo o miedo suelen desencadenar el espasmo. Hay llanto excesivo, apnea y cianosis (piel amoratada), pudiendo llegar al desmayo;
  • Pálido: ocurre más frecuentemente en niños pasivos, tímidos, que se asustan fácilmente. Este tipo de espasmo del llanto suele ser provocado por un dolor súbito o un susto, habiendo palidez de la piel y desmayo.

¿Qué hacer en caso de espasmo del llanto?

  1. Mantenga la calma;
  2. Espere;
  3. No grite ni regañe al niño;
  4. No intente hacer respiración boca a boca.

Recuerde que el espasmo del llanto dura solamente algunos segundos y desaparece espontáneamente.

Después de algún tiempo, cuando sea capaz de prever cuando va a ocurrir, llamar al niño por su nombre justo al comienzo de un episodio, puede abortar el espasmo.

Cuanta más atención reciba el niño por parte de su familia, mayores serán las probabilidades de que el niño presente espasmos del llanto al ser regañada, lo que puede ocasionar que los padres dejen de corregirlo, lo que a su vez puede provocar comportamientos problemáticos en el futuro.

Para saber más sobre cómo proceder en estas situaciones, hable con el pediatra del niño.

Última actualización el 26 de Mayo de 2018 a las 05:38 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados