Esclerosis múltiple: qué es, síntomas y tratamiento

¿Qué es?

La esclerosis múltiple es una enfermedad inflamatoria crónica que provoca degeneración progresiva del sistema nervioso central, pudiendo dejar a la persona incapaz de realizar sus actividades.

En la esclerosis múltiple, las defensas atacan la vaina de mielina, una capa de grasa que envuelve los axones neuronales y permite una propagación más rápida de los impulsos nerviosos que salen y llegan al cerebro.

Debido al ataque, la vaina se inflama, los impulsos se dispersan y la persona pierde el control de los movimientos, volviéndose incapaz de ejecutar acciones simples.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los primeros síntomas de la esclerosis múltiple varían, pudiendo haber pérdida de la visión en un ojo, adormecimiento u hormigueo en los miembros, pérdida de fuerza muscular, temblores leves en las manos, dificultad para escribir, hablar o caminar.

Estos síntomas desaparecen espontáneamente, en hasta dos semanas. Los episodios son repetitivos, aunque pueden pasar años entre una crisis y otra. En caso de sentir estos síntomas, la persona debe consultar a un médico general o neurólogo. Cuanto antes sea diagnosticada la esclerosis múltiple, menores serán las probabilidades de quedar con secuelas graves.

Cura y tratamiento

La esclerosis múltiple no tiene cura. Es una enfermedad crónica cuyas causas aún no están bien definidas. Sin embargo, con un tratamiento precoz y adecuado se pueden prevenir secuelas y permitirle una vida normal al individuo.

El tratamiento de la esclerosis múltiple se divida en tres partes:

  1. Consiste en el uso de medicamentos a base de corticoides, en los episodios recientes de “brotes”;
  2. Después de la fase aguda, se administran inmunomoduladores o inmunosupresores para reducir la probabilidad de que el sistema inmunológico ataque nuevamente la vaina de mielina del sistema nervioso central;
  3. En esta fase del tratamiento, se usan medicamentos para aliviar los síntomas que pueden surgir, como fatiga, rigidez en los miembros, dolores, alteraciones urinarias, de humor o de la libido.

El uso de vitamina D como parte del tratamiento carece de evidencia científica que la respalde.

Última actualización el 6 de Septiembre de 2018 a las 10:36 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados