escarlatina, erupciones en la piel

Escarlatina: qué es, síntomas y tratamiento

¿Qué es la escarlatina?

La escarlatina es una enfermedad infecciosa causada por una bacteria de la clase de los estreptococos, los cuales son también responsables de infecciones como la amigdalitis, impétigo y erisipela.

La escarlatina ocurre principalmente en niños en edad escolar. Surge generalmente debido a una reacción alérgica desencadenada por toxinas producidas por la bacteria.

¿Cómo se transmite?

Como es una enfermedad contagiosa, la escarlatina se transmite de una persona a otra. La transmisión ocurre a través de gotas de saliva o secreciones que expiden las personas infectadas.

¿Cuáles son los síntomas?

Los primeros síntomas de la escarlatina comienzan a manifestarse de 2 a 4 días después de ocurrido el contagio. Sin embargo, en algunos casos, el periodo de incubación puede durar una semana.

Los síntomas de la escarlatina se manifiestan repentinamente e incluyen fiebre, malestar, dolor de garganta, vómitos, erupciones en la piel, dolor abdominal y agotamiento.

Uno de los signos más distintivos de la escarlatina es la presencia de irritación e infección en la garganta, fiebre y erupciones en la piel.

La fiebre suele ser alta, principalmente en el segundo y tercer día. Posteriormente, comienza a disminuir progresivamente, aunque puede llegar a permanecer por hasta 7 días.

Las erupciones comienzan a manifestarse en el segundo día y le dan a la piel un aspecto áspero. Surgen primero en el cuello y tórax, extendiéndose posteriormente al rostro y a los miembros (brazos y piernas). Estas erupciones presentan un color rojo vivo, son pequeñas y aparecen con más intensidad en la cara, axilas e ingle. Asimismo, el área alrededor de la boca, pies y manos suelen mostrar una coloración pálida. Luego de aproximadamente 6 días, las erupciones desaparecen, y la piel en las zonas afectadas comienza a descamarse.

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento de la escarlatina consiste en el uso de antibióticos, como la penicilina o amoxicilina. El tratamiento medicamentoso elimina las bacterias y previene complicaciones como la fiebre reumática y la glomerulonefritis.

Las complicaciones de la escarlatina son raras, ya que esta enfermedad suele responder bien a los antibióticos. No obstante, cuando estas se hacen presentes, suelen ser graves.

Durante la fase aguda, las complicaciones se deben a la diseminación de la infección hacia otras partes del cuerpo, causando otitis, meningitis, sinusitis, laringitis, entre otras complicaciones.

Las complicaciones tardías pueden aparecer después de haber curado la escarlatina e incluyen

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados