¿Se puede adquirir enfermedades del retrete?

Sí, es posible adquirir enfermedades en el retrete, principalmente en baños públicos, incluso si estos están aparentemente limpios. El riesgo principal está en la tapa y en el asiento del retrete, que pueden estar contaminados con virus o bacterias intestinales de personas que lo han usado antes que usted.

Así, al tocar la tapa o el asiento, estos gérmenes pasan a sus manos, las cuales, de no ser lavadas, pueden fácilmente llevar a estos microrganismos causantes de enfermedades hacia la boca, provocando así infecciones intestinales.

También es posible contraer enfermedades en el baño a través del contacto del retrete con alguna herida en la piel, por más pequeña que esta sea. Si el retrete está contaminado, se puede contraer un virus como el VPH o el herpes.

Sin embargo, las enfermedades de transmisión sexual (ETS), como el SIDA, no se pueden ser transmitidas en estos casos, ya que los organismos que causan estas enfermedades no sobreviven fuera del cuerpo humano por mucho tiempo.

La principal manera de evitar contraer alguna enfermedad a través del uso de retretes compartidos es lavándose adecuadamente las manos después de usar el baño.

Otra manera de prevenir estos padecimientos es usando gel o toallitas desinfectantes para limpiar e higienizar la tapa y el asiento del retrete. De este modo, es posible eliminar los gérmenes causantes de enfermedades sin correr el riesgo de causar reacciones en la piel.

Última actualización el 27 de Abril de 2018 a las 06:22 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados