¿Qué enfermedades son causadas por parásitos (lombrices)?

Las principales enfermedades causadas por lombrices son: ascaridiasis, esquistosomiasis, anquilostomiasis, filariasis, amibiasis, teniasis (solitaria), larva migrans, enterobiasis y giardiasis. Los síntomas de las parasitosis varían según el tipo de parásito. El tratamiento normalmente consta de medicamentos vermífugos (antiparasitarios).

La ascaridiasis es causada por el parásito Ascaris lumbricoides. La transmisión se da por el consumo de huevos del parásito presentes en el agua, suelo o alimentos contaminados con heces. Los síntomas incluyen dolor abdominal, náuseas, diarrea o estreñimiento, pérdida del apetito, pérdida de peso y malestar general.

La esquistosomiasis es causada por el parásito Schistosoma mansoni. La transmisión ocurre por el contacto con agua de ríos y lagos infectada por gusanos que salen de los caracoles. En su fase aguda, la esquistosomiasis puede causar picazón, dermatitis, fiebre, tos, diarrea, náuseas, vómitos y pérdida de peso. En su fase crónica, puede haber alternancia entre diarrea y constipación intestinal, con aumento del hígado y bazo, cirrosis, hemorragias y ascitis.

La anquilostomiasis, causada por los parásitos Ancylostomidae duodenale y Necator americanus, es también conocida como ‘anemia tropical’. Esta infección generalmente se da por los pies, al pisar descalzo sobre suelo contaminado por las larvas del parásito. Los síntomas de esta enfermedad incluyen piel amarilla, cansancio, debilidad y anemia, pudiendo llegar a ocurrir complicaciones cardiacas y pulmonares, además de comprometer el desarrollo del niño.

El parásito Wuchereria bancroffi es el causante de la filariasis, también conocida como ‘elefantiasis’. En muchos países, la transmisión ocurre principalmente por medio de la picadura del mosquito Culex. La filariasis causa inflamación en los vasos linfáticos, fiebre, dolor de cabeza, malestar general, dolores musculares, intolerancia a la luz, hinchazón del escroto, ingle, vulva, mamas, piernas y brazos, manchas en la piel, grasa o sangre en la orina y además deja la piel gruesa y áspera.

La amibiasis es la parasitosis causada por la ameba (Entamoeba histolyrica). La principal forma de transmisión es a través de la ingesta de agua o alimentos contaminados por heces infestadas con el parásito. Los síntomas incluyen diarrea con sangre o mucosidad, escalofríos, fiebre y dolores abdominales. Si no es tratada a tiempo, puede causar la muerte.

La teniasis es causada por la Taenia solium y Taenis saginata, más conocida como “solitaria”. La primera está presente en la carne de puerco y la segunda en la carne de res. La infección ocurre por el consumo de carne bovina o porcina en mal estado.

Dentro de los síntomas de la teniasis están dolores abdominales, náuseas, debilidad, fatiga, pérdida de peso, gases, diarrea o estreñimiento, aumento o pérdida del apetito, irritación, insomnio, retraso en el crecimiento de los niños y disminución de la productividad en el adulto.

La ingesta de los huevos de la Taenia solium, presentes en la carne de puerco, lleva a la cisticercosis. Las formas más graves de esta enfermedad ocurren cuando los cisticercos se alojan en el sistema nervioso central, pudiendo llevar a convulsiones, alteraciones de comportamiento, aumento de la presión en el interior del cráneo y trastornos visuales.

La larva migrans es causada por los parásitos Ancylostoma brasiliensis y caninum. La transmisión ocurre por el contacto con arena o tierra contaminada con heces de gatos o perros infectados por el parásito. Este parásito causa mucha picazón y deja líneas rojizas en la piel, parecidas a las de los mapas, que son los lugares por donde el parásito pasó.

El parásito que causa la enterobiasis es el Enterobius vermicularis. Esta parasitosis es común durante la infancia y las lombrices pueden verse en las heces. La infección puede darse por autofecundación o retroinfestación. La primera forma se da por la ingesta de los huevos del parásito al llevar la mano a la boca después de haber tocado o rascado la zona rectal. La segunda ocurre cuando las larvas estallan en la región rectal y migran hacia el intestino grueso. La enterobiasis causa picazón en la región anal y vaginal, secreciones, mareos, vómitos, cólicos y sueño agitado.

La giardiasis es una parasitosis causada por la Giardia lamblia. La transmisión ocurre por vía fecal-oral, al llevar a la boca la mano contaminada con desechos de alguien infectado o por la ingesta de agua o alimentos contaminados. En general, quienes padecen giardiasis no presentan síntomas. Cuando surgen, se caracterizan por la aparición de diarrea líquida y en ocasiones grasosa, dolores abdominales, gases intestinales, náuseas, vómitos, pérdida de peso y cansancio.

El tratamiento de las enfermedades causadas por parásitos se realiza a base de antiparasitarios, como Albendazol, Mebendazol y Tiabendazol

Para prevenir las parasitosis, es muy importante lavarse bien las manos antes de comer y después de ir al baño, lavar bien las frutas y verduras, cocinar bien los alimentos, evitar andar descalzo, no beber agua no tratada o de origen dudoso, evitar bañarse en agua estancada, así como lavar los juguetes y objetos que los bebés acostumbren meter en su boca.

Última actualización el 10 de Junio de 2018 a las 11:55 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados