Enfermedad de Crohn: qué es, síntomas y tratamiento

¿Qué es?

La enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria que afecta principalmente la porción inferior del intestino delgado (íleo) e intestino grueso (colon), su causa es desconocida y puede surgir en cualquier parte del tracto digestivo, de la boca al ano.

La enfermedad afecta todas las capas de la pared intestinal, causando inflamación, hinchazón y úlceras, que pueden causar sangrados y heridas. El resultado es una menor absorción de los nutrientes de los alimentos.

La enfermedad de Crohn es crónica y no tiene hay cura conocida. Su origen parece estar relacionado con factores ambientales y genéticos.

Las personas con parientes de primer grado con este padecimiento tienen alrededor de 25 veces más probabilidades de desarrollar la enfermedad de Crohn que alguien sin familiares afectados.

Dependiendo del área afectada, la enfermedad de Crohn puede ser llamada ileítis (íleo), colitis (colon), etc. Sin embargo, para simplificar, el término ‘enfermedad de Crohn’ puede utilzarse para designar la enfermedad independientemente de la región afectada.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas más comunes de la enfermedad de Crohn son:

Los síntomas varían entre una persona y otra y pueden ser leves, moderados o graves. Los pacientes con enfermedad de Crohn moderada y grave suelen presentar un estado general bastante comprometido, además de uno o más de los siguientes síntomas:

  • Fiebre;
  • Falta de apetito;
  • Pérdida de peso;
  • Fuertes dolores abdominales;
  • Anemia;
  • Diarrea frecuente (por lo menos 3 o 4 evacuaciones por día).

Los pacientes con manifestaciones graves o fulminantes de la enfermedad de Crohn no muestran mejora con el tratamiento clínico y pueden presentar:

  • Fiebre alta;
  • Vómitos persistentes;
  • Señales de obstrucciones intestinales;
  • Caquexia (pérdida de peso extrema);
  • Abscesos, que ocurren cuando la inflamaicón y las úlceras penetran las paredes del intestino;
  • Fístulas intra-abdominales.

La enfermedad de Crohn también puede causar problemas fuera del tubo digestivo y afectar la piel (eritma nodoso, pioderna gangrenoso), ojos (inflamaciones), articulaciones (artritis) y vasos sanguíneos (trombosis y embolias).

¿Hay cura? ¿Cómo se trata?

La enfermedad de Crohn no tiene cura, pero es posible mantenerla bajo control a través de medicamentos antiinflamatorios y evitando alimentos que puedan causar malestar estomacal.

El estrés y la ansiedad también deben ser evitados, pues se sabe que estos sentimientos están relacionados con un deterioro de los síntomas.

Al inicio, el tratamiento de la enfermedad de Crohn suele realizarse con antibióticos o corticoides, con administración de inmunosupresores en algunos casos.

El objetivo es estabilizar el cuadro y ‘desactivar’ la enfermedad, manteniendo el intestino sin señales de inflamación. No obstante, las recaídas son comunes.

La cirugía se recomienda solamente en situaciones más complicadas. EN estos casos, se retira el área afectada del intestino, principalmente si se encontraran fístulas u obstrucciones.

Sin embargo, el tratamiento quirúrgico de la enfermedad de Crohn es evitado al máximo debido a la tendencia de recidiva que presentan las regiones operadas.

Se puede decir que la enfermedad de Crohn está controlada cuando la actividad cae, los resultados de los exámenes de laboratorio mejorar y los principales síntomas desaparecen.

Sin embargo, incluso con la enfermedad bajo control, el paciente necesita llevar un seguimiento médico regular.

Los casos más severos de la enfermedad de Crohn tienen un alto riesgo de complicaciones. Las obstrucciones intestinales y las fístulas cercanas a la vejiga, vagina o pared abdominal son algunas de ellas. Si no es debidamente tratada, la enfermedade puede llegar a causar la muerte.

El diagnóstico y tratamiento de la enfermedad de Crohn son responsabilidad del gastroenterólogo.

Última actualización el 30 de Mayo de 2018 a las 11:56 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados