¿Es verdad que el corazón no duele?

No, el corazón sí duele. La prueba de ello es el dolor en el pecho intenso y prolongado que se siente durante un infarto (“ataque al corazón”). Este dolor en el corazón es provocado por la falta de oxígeno en el músculo cardíaco, una condición conocida como isquemia.

Cuando las arterias que irrigan el corazón son obstruidas, la sangre (y con ella el oxígeno) no llega como debería al músculo cardíaco, que es obligado a producir energía a través de reacciones anaerobias (sin presencia de oxígeno).

Esto provoca la producción de ácido láctico, una sustancia capaz de estimular las terminaciones nerviosas del músculo del corazón, provocando una sensación de malestar, ardor o dolor.

Además del infarto, hay otras enfermedades que pueden manifestarse a través de dolor en el pecho, como inflamaciones del pericardio (membrana que recubre el corazón), problemas en las válvulas cardíacas y enfermedades de la arteria aorta.

Es cierto que el corazón no tiene tantas terminaciones nerviosas como la piel, por lo que no es capaz de producir el mismo tipo de dolor. Sin embargo, en determinadas circunstancias el corazón duele y puede indicar una enfermedad grave.

Por lo tanto, es importante comunicar al médico cualquier tipo de dolor en el pecho, para que se pueda evaluar la causa y prevenir enfermedades graves.

Última actualización el 1 de Mayo de 2018 a las 08:15 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados