Dolor de ojos

Dolor de ojos: causas y tratamiento

Causas de dolor de ojos

El dolor en los ojos puede ser ocasionado por diferentes condiciones y enfermedades, entre las que se encuentran:

  • Traumas en los ojos (caídas, golpes, quemaduras y sustancias irritantes. Puede haber úlcera/abrasión de la córnea en el proceso).
  • Cuerpos ajenos al organismo (polvo, suciedad, pedacitos de madera, metal, plantas, lentes de contacto, etc. Pueden causar abrasión de la córnea debido a la fricción y dolor intenso).
  • Inflamaciones e infecciones (generalmente acompañadas de enrojecimiento y lagrimeo. Ejemplos: uveítis, escleritis, queratoconjuntivitis).
  • Blefaritis (inflamación común y persistente en los párpados). Produce síntomas como irritación, picazón, prurito y, en algunos casos, ojo rojo. Esta enfermedad afecta frecuentemente a personas con piel grasosa y resequedad ocular. La blefaritis puede comenzar en la infancia, causando granulación en los párpados y continuar por toda la vida como una afección crónica, o no manifestarse hasta la adultez.
  • Orzuelo. Es un pequeño absceso que afecta el borde de los párpados, causado por una inflamación de las glándulas sebáceas. Si bien no es grave, puede ser muy doloroso. La inflamación normalmente es causada por una infección bacteriana y ocurre más frecuentemente en niños. EN la mayoría de los casos, el orzuelo puede ser combatido más rápidamente con compresas calientes o tibias. Con este tratamiento, suele desaparecer en menos de una semana. En casos más graves, los médicos podrán drenar el pus acumulado con una aguja. Existen también pomadas elaboradas específicamente para tratar el orzuelo, normalmente compuestas por eritromicina;
  • Aumento de la presión intraocular (puede tratarse de glaucoma inicial y venir acompañado de dolor de cabeza). En el glaucoma, se manifiestan síntomas como dolor intenso (más intenso que en la migraña) que no mejora con analgésicos, enrojecimiento y problemas de visión. Si no es tratado, el glaucoma puede causar un daño permanente en el disco óptico de la retina, causando una disminución progresiva del campo visual, que puede resultar en ceguera;
  • Defectos ópticos (hipermetropía o astigmatismo);
  • Cefalea retro-ocular (detrás de los ojos), común en el dengue, aunque también puede ser síntoma de cefalea común. Se debe distinguir el dolor que ocurre en ambos ojos, del que ocurre en uno solo y del que alterna entre los dos. El dolor alternante suele derivarse de una cefalea primaria, como la migraña o de tipo tensional. El dolor en ambos ojos puede ser debido a una cefalea primaria (migraña) o secundaria (sinusitis). El dolor ocular unilateral (en un solo ojo) puede ser por una migraña, cefalea idiopática en punzadas, neuralgia del trigémino de la rama baja, neuralgia trigémino-autonómica, síndrome SUNCT, hemicráneas paroxísticas (episódicas o crónicas), dolor de cabeza por aneurisma cerebral, tumor cerebral, glaucoma y hemicránea continua. Puede venir acompañada de lagrimeo.

Prevención

La prevención consiste en mantener los ojos limpios y usar protección al realizar actividades peligrosas (soldar, cortar manera, jardinería, etc.)

La limpieza de los ojos se debe todos los días por la mañana, procurando observar cualquier cambio perceptible en la apariencia del ojo. Se recomienda visitar a un oftalmólogo periódicamente para detectar problemas visuales y tomar la presión ocular (idealmente a los 3, 6, 12, 15, 18, 25, 35, 40, 45 y 50 años; a partir de esta edad, acudir anualmente, ya que es en este punto que las enfermedades oculares se vuelven más frecuentes).

Si la persona usa lentes de contacto, debe procurar limpiarlos debidamente y cambiar de graduación según lo requiera.

En caso de dolor en los ojos, consulte a un médico (de cabecera u oftalmólogo) para ser evaluado.

Tratamiento

En caso de dolor en los ojos, no dude en acudir con un médico, de preferencia un oftalmólogo, que es el médico especializado en el tratamiento de los ojos. Solamente un médico podrá diagnosticarlo de acuerdo con sus síntomas, así como prescribir el tratamiento adecuado en caso necesario. No se automedique ni haga so de “remedios caseros” sin consultar al médico.

Si el dolor ha sido causado por sustancias químicas o cuerpos extraños, debe lavarse los ojos con agua abundante, por al menos 10 minutos. Después, acuda con el oftalmólogo, independientemente de que los síntomas hayan mejorado.

Algunas causas posibles de dolor en los ojos son:

  • Traumas en los ojos; (lavar los ojos si hay presencia de suciedad o cuerpos extraños. En caso de perforación del ojo o cerca del ojo con un objeto, no intenta sacarlo, vaya inmediatamente con un médico);
  • Cuerpos extraños (fragmentos de suciedad, polvo, madera o metales, plantas, lentes de contacto, etc);
  • Inflamaciones e infecciones oculares (generalmente acompañadas de enrojecimiento y lagrimeo, además de dolor. Ejemplos: uveítis, escleritis, queratoconjuntivitis);
  • Blefaritis (inflamación común y persistente de los párpados);
  • Orzuelo (pequeño absceso que ocurre en el borde de los párpados);
  • Aumento de la presión intraocular (generalmente por glaucoma);
  • Defectos ópticos (hipermetropía o astigmatismo);
  • Cefalea retro-ocular (común en el dengue, aunque también puede ser síntoma de la cefalea común).

Última actualización el 9 de Septiembre de 2018 a las 04:46 am.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados