análisis de orina

Cultivo de orina: cómo se realiza

¿Qué es el análisis de orina?

El cultivo de orina es un examen médico que consiste en identificar la presencia y el tipo de bacterias presentes en una muestra de orina.

La presencia de bacterias en la orina es un fuerte indicador de infección urinaria, aunque no es siempre signo de una infección activa, pues algunas bacterias colonizan la uretra y la vejiga sin causar enfermedades.

¿En qué situaciones se indica el cultivo de orina?

El cultivo de orina es indicado para diagnosticar casos de cistitis (infección en la vejiga) y pielonefritis (infección en los riñones).

En el laboratorio, la orina se coloca en un medio favorable para la proliferación de las bacterias, denominado medio de cultivo. Luego de 48 horas, en caso de haber bacterias en la orina, es posible observar las colonias de bacterias y detectar la bacteria causante de la infección.

Cuando este examen es solicitado junto con un antibiograma o un análisis de sensibilidad antimicrobiana, es posible identificar los antibióticos más eficaces para usar en el tratamiento.

¿Cómo se toma la muestra de orina para el análisis?

Para tomar la muestra de orina para el análisis, siga estos pasos:

  1. Lave sus partes íntimas con agua y jabón;
  2. Los hombres deben retraer el prepucio y las mujeres apartar los labios vaginales;
  3. Comience la micción, deje pasar el primer chorro de orina. El primer chorro limpia las impurezas de la uretra, por lo que no debe incluirse en la muestra;
  4. Acumule el resto de la orina en el frasco proporcionado para el examen.

Cuando antes se entregue la orina en el laboratorio, más confiable será el resultado. No es necesario ayunar para tomar la muestra de orina, aunque es preferible que la orina usada sea la primera del día, ya que es orina que pasó toda la noche en la vejiga, lo cual favorece la multiplicación de bacterias.

¿Cuándo se indica realizar el análisis de orina?

  • En casos de infección urinaria cuya causa no pudo ser determinada en la consulta médica;
  • En casos de infecciones urinarias repetitivas;
  • Para definir el antibiótico más adecuado para tratar la infección;
  • En casos de sospecha de pielonefritis (infección renal);
  • Antes de procedimientos urológicos;
  • En mujeres embarazadas;
  • En casos de episodios de fiebre con causas desconocidas.

El uso de antibióticos inadecuados antes de la realización del análisis de orina puede dar lugar a resultados falsos negativos.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados