¿Cómo se realiza la colonoscopia?

El examen de colonoscopia se realiza con un aparato que consiste en un tubo delgado y flexible con luces, pinzas y una cámara en su extremidad. El colonoscopio o fibroscopio, como es conocido este aparato, permite visualizar el interior del intestino grueso y observar alteraciones en su estructura, así como retirar material para realizar exámenes (biopsias).

El médico inicia la colonoscopia introduciendo cuidadosamente el fibroscopio por el ano del paciente, intentando visualizar todas las estructuras internas conforme el aparato sigue por el trayecto del intestino.

Durante el examen, se inyecta una pequeña cantidad de aire en el intestino para apartar sus paredes y que el fibroscopio pueda pasar fácilmente.

En caso de ser detectada alguna estructura anormal, como pólipos o divertículos, el médico retirará el fibroscopio y terminará el examen. En la mayoría de los casos, la colonoscopia no causa dolor y raramente los pacientes sienten alguna clase de incomodidad, como cólicos, los cuales pueden ocurrir por el aire que fue inyectado en el intestino.

La preparación para la colonoscopia comienza de 1 a 2 días antes del examen. La preparación se basa en el uso de laxantes, medicamento para eliminar gases, así como llevar una dieta líquida y sin fibras para promover el vaciado y la limpieza del intestino y permitir su visualización durante el examen.

Generalmente, se pide ayunar a partir de la noche anterior al examen. Las instrucciones para la preparación de la colonoscopia son proporcionadas por el médico o por la clínica en la que se realizará el examen y pueden variar de un lugar a otro.

Ya en la clínica, el día del examen, el paciente viste una bata y recibe un sedante y analgésico por vía endovenosa. Este medicamento ayuda al paciente a relajarse y facilitar así la realización de la colonoscopia. Es normal que el paciente se duerma durante la realización del examen.

Después de la colonoscopia, es necesario que el paciente espere de una a dos horas hasta que el efecto del sedante haya pasado por completo y esté en condiciones de irse. Es importante llevar a un acompañante para que pueda llevar al paciente a casa, pues no tendrá permitido conducir. Las personas diabéticas deben preguntar al médico sobre la necesidad de suspender su tratamiento como parte de la preparación para el examen.

En caso de dudas, consulte a un gastroenterólogo, proctólogo o colonoscopista, que son los especialistas que realizan este tipo de examen.

Última actualización el 12 de Abril de 2018 a las 03:19 am.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados