Colitis ulcerosa: síntomas y tratamiento

¿Cuáles son los síntomas de la colitis ulcerosa?

Los síntomas de la colitis ulcerosa idiopática son semejantes a los de otras enfermedades intestinales. Al inicio del cuadro, hay una urgencia por defecar, cada vez más frecuente, que se intensifica justo después de comer. Hay cólicos abdominales leves y presencia de pequeñas cantidades de moco y sangre en las heces.

Con la evolución de la enfermedad, los episodios de diarrea se vuelven frecuentes, con una mayor cantidad de sangre, moco o pus (los episodios varían en intensidad y duración y alternan con periodos en los que el paciente se siente bien, sin síntomas). El dolor abdominal se vuelve más intenso y puede haber fiebre y toxemia en casos más graves.

En casos menos comunes, la colitis ulcerosa puede tener un inicio agudo y fulminante, con diarrea súbita, violenta y síndrome febril.

Cuando la enfermedad está confinada al rectosigmoide, puede haber estreñimiento (heces normales o endurecidas).

En los casos más avanzados, los síntomas se extienden a otras partes del cuerpo, siendo los más comunes:

  • Manifestaciones articulares: Ocurren en aproximadamente el 25% de los pacientes. Varían entre artralgia y artritis aguda, con dolor e hinchazón articular.
  • Manifestaciones cutáneo-mucosas: Ocurren en alrededor del 15% de los pacientes e incluyen eritema nodoso, pioderma gangrenoso, lesiones labiales y úlceras aftosas orales.
  • Manifestaciones oculares: Ocurren en 5% de los casos – uveítis, conjuntivitis y epiescleritis.

En caso de sospecha de colitis ulcerosa idiopática, acuda con un médico para realizar una investigación más detallada de su caso.

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento de la colitis ulcerosa tiene como objetivo controlar las crisis y mantener al paciente en remisión. El tratamiento farmacológico generalmente es efectivo en el control de la enfermedad.

El tratamiento clásico consiste en el uso de sulfamidas y sus derivados. Cuando estos tratamientos no muestran resultados satisfactorios, se pueden emplear corticoides, que actúan rápida y eficientemente, aunque deben ser retirados una vez que el paciente mejore.

Se debe también mantener una dieta rigurosa: rica en fibra en casos con estreñimiento; pobre en frutas y vegetales frescos, cafeína y carbohidratos no absorbibles en casos con cólicos abdominales y diarrea. En los pacientes con pérdida de sangre constate, se debe reponer el hierro, mientras que en aquellos que emplean sulfasalazina, se debe reponer el ácido fólico.

El tratamiento quirúrgico es definitivo, aunque bastante agresivo, por lo que es indicado solo en casos que no responden al tratamiento farmacológico, o casos de megacolon tóxico, perforación intestinal, hemorragia incontrolable, complicaciones derivadas del tratamiento medicamentoso o displasias.

En caso de colitis ulcerativa, consulte a un gastroenterólogo para iniciar con el tratamiento.

Última actualización el 12 de Abril de 2018 a las 05:15 am.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados