Cólicos renales: causas y alivio

¿Cuáles son las causas de los cólicos renales?

Las causas más comunes de cólicos renales son cálculos (“piedras”) en los riñones o en el uréter, que obstruyen el paso de la orina proveniente del riñón, dilatando este órgano y provocando dolor. Otras causas son:

  • Coágulos;
  • Necrosis papilar (muerte del tejido renal);
  • “Aperturas” en el riñón causadas por inflamaciones o parásitos;
  • Compresión del uréter provocada por tumores, traumatismos o fibrosis.

Los cólicos renales son el resultado de una obstrucción aguda del uréter, canal que lleva la orina del riñón a la vejiga. esta obstrucción puede ser intrínseca (en el propio aparato urinario) o extrínseca (fuera del aparato urinario). Una vez que el uréter queda obstruido, el paso de la orina es obstruido, lo que hace que el riñón y el canal urinario superior queden dilatados, causando dolor.

Cuando la obstrucción es completa, el dolor puede prácticamente desaparecer y hacer que el paciente tenga una falsa impresión de mejora, lo cual puede agravar aún más la condición.

En caso de presentar cólicos renales, acuda con un médico general o familiar, quien podrá realizar una evaluación detallada del origen de los cólicos renales, así como indicar los medicamentos apropiados.

¿Cómo aliviar los cólicos renales?

Los cólicos renales pueden ser aliviados con el uso de medicamentos antiinflamatorios y analgésicos. En el caso de ser causados por piedras en los riñones, además de usar estos medicamentos, le paciente deberá aumenta su consumo de agua para facilitar el paso del cálculo.

Cuando el cálculo es grande y no es capaz de pasar por el canal de la orina, otros procedimientos pueden ser necesarios, como la cirugía (para retirar los cálculos) o aplicación de láser que permite quebrar la piedra.

El medicamento usado para aliviar el dolor dependerá de la intensidad de los cólicos. El paciente puede, inicialmente, utilizar antiinflamatorios comunes, aunque, en algunos casos, puede ser necesario un internamiento hospitalario provisorio para administrar medicamentos intravenosos capaces de controlar el dolor.

Última actualización el 21 de Mayo de 2018 a las 06:56 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados